Relato número 1 UN FANTASMA POCO COMÚN

Roberto, de cabello y barba grasosos, de piel quemada por el sol, recién iniciado en el campo filosófico del vagabundismo después de desprenderse de las cadenas de la vida, ahora se preocupaba solo por qué comer y dónde dormir. En un pasaje en lo alto de un bosque frío encontró a lo lejos una casa sin iluminación. Roberto entró a la casa de José.

José era un fantasma poco común ya que, a diferencia de los fantasmas normales, él iba al grano. Normalmente un fantasma comienza a hacer ruidos, quiebra cosas a la hora de las brujas, le gusta pasearse por tu cocina y generar sombras e inquietos luceros, incluso a un fantasma común le gusta burlarse de ti así como los dramatizan en las películas. Pero José, cuando invadían su casa a veces ni siquiera esperaba al anochecer: no hacía ruidos, no tiraba o quebraba cosas ¿para qué? pues eran sus cosas y las apreciaba. José no trataba de provocar el miedo en sus intrusos. Este peculiar fantasma esperaba el momento oportuno, tomaba objeto afilado o incluso usaba su fuerza y no le gustaba perder el tiempo. José los mataba sin ritual.

Dentro de la infinidad de casas embrujadas espero que nunca te topes con la de José, pues no es un fantasma normal, de esos que se aparecen poco a poco, que crean terror psicológico y se alimentan de él. No. José no quiere que le veas, no quiere que sepas de su existencia y no quiere que entres a su casa.

Roberto entró. Nunca nadie más sabría de él, y su alma quedó atrapada en un entierro gélido sin una lápida con su nombre grabado, sin luna y sin estrellas.

 

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (9)