Relato 6 - Afrodita por varios días

Amanecía, el reloj marcaba las 4:17 a.m., un nuevo día viva y sin su compañero de vida quien se había ido para siempre y jamás volvería a verlo. Quería recordar aquellas noches donde el amor entre ambos estaba a flor de piel. Los besos, las caricias, los mimos y la sensualidad abundaban en medio de notas musicales y palabras que solo ellos conocieron.

 

Ese día sintió el más fuerte deseo de sentirse mujer, de que la acariciaran como él lo había hecho. Recurrió a aquellos seres mitológicos que para ella eran sinónimo de atracción sexual, lujuria, amor, sexo, juventud, belleza y deseo.

 

Escribirles sería la herramienta perfecta para que la escucharan y esperaría a que alguno de ellos respondiera y se manifestara. Anotó los nombres de tres de ellos en letras mayúsculas, resaltadas, en negrilla y ligeramente inclinadas para que sobresalieran sobre el texto:

 

 EROS, AENGUS OG y KAMADEVA

 

Muchas veces le había implorado a ELEUTERIO, el mismo EROS, para que entendiera su necesidad de sentirse amada por un buen hombre. Ella deseaba reunirse con él en la más bella de las palestras, ese lugar en el que antiguamente se celebraban justas y torneos. Quería estar a su lado sin que se hiciera ningún tipo de sacrificio de parte de los espartanos hacia él antes de la batalla. Ella quería ser la reina CIPRIA que avivara aquel fuego que lo enloqueciera como hombre por ella como mujer a sabiendas de que él lo que hacía era convencer la pasión de los hombres por los hombres.

 

Estaba segura que iba a existir una inusual magia entre él y ella.

 

A las pocas horas sintió que NGUS OGA más conocido como AENGUS el joven, OENGUS o MAC  OC  estaba a su lado rozándola con sus manos; su cuerpo y el de ella se fundieron en uno solo. Fue aquel dios de la juventud, de la belleza y de la poesía jamás vista y disfrutada. Se sentía plena, gozaba el aquí y el ahora. Sin sabesr a qué horas se fue pues por segundos se quedó dormida.

 

Cuando despertó sintió la presencia de KAMADEVA más conocido al descomponer su nombre en “Kama” que significa “deseo sexual” o “lujuria”  mientras que “deva” significa dios. Sobre su mesa de noche descansaba el  libro “KamaSutra” que le traía de regalo. Lo vió como aquel hombre alado, joven y hermoso que tanta falta le hacía… un arco de caña de azúcar y sus flechas decoradas con cinco tipos de flores fragantes inundaron el espacio de un inusual perfume. Se sentía bendecida aunque todo pasara a ser un hermoso recuerdo de una “ESCRITORA DE SUEÑOS CUMPLIDOS” y que era ella.

 

Luego se encontraba al lado de XOCHIPILLI el dios de las relaciones sexuales ilícitas, de las flores, del amor, de las prostitutas, de los juegos, de la belleza, de la danza, del maíz y de las canciones. Por fortuna la habían oído, no uno sino muchos de ellos quienes se encargaban de que ese momento jamás fuera olvidado por ella a quien muchos admiraban por su valentía.

 

Para ser mujer sólo bastaba sentirse mujer… deseaba estar junto a manos masculinas que la desearan, comenzó a dudar de quien era, el mundo masculino se había olvidado de ella y se preguntó: ¿Qué es ser mujer? Volvió a los dioses, ellos si la entendían.

 

Sintió frío, sus pies y sus manos se entumecieron, brotaban cantidades enormes de lágrimas de sangre de sus ojos… la vida era compleja y más aún ella que nada ni nadie la entendía. Recurrió a las diosas míticas y comenzó a divagar con ellas aunque ninguna llegara, hablaba, escribía y pensaba desordenadamente sin ajustarse a un tema determinado y sin tener un objetivo para el discurso, solamente estaba con ellas. Las nombró, las llamó y finalmente llegaron.

 

Eran hermosas mujeres, todas DIOSAS… 6 letras que disfrutaba escribiéndolas en mayúsculas, en negrilla, resaltadas e inclinadas tal como estaba ella:

 

 D, I, O, S, A, S

 

Una a una fueron llegando, HATHOR, la diosa egipcia del amor, la alegría, el canto, la embriaguez, el amor, la fertilidad y el placer. Con sus cuernos de vaca quedó totalmente hechizada, su cara y su piel eran símbolo del sol. El por qué y el para qué de cada una de ellas fueron su razón de ser. Comenzó a sentirse cómoda con ellas. ISHTAR, diosa babilonia del amor, de la vida, de la fertilidad, de la sexualidad  y de la guerra, contradictoria en su actuar y con otros nombres era reconocida INANNA, REINA DEL CIELO y SEÑORA DE LA TIERRA. A ella solo le interesaba su sexualidad y la magia que expresaba en su actuar.

 

Comenzó a temblar, su cuerpo era frágil como una hoja que el viento lleva de un lugar a otro sin rumbo fijo. Llovía y aparecería el arcoíris con sus mágicos 7 colores, ella sabía el significado de cada uno, prefirió meditar sobre ellos y dejar de lado, por escasos momentos, a las DIOSAS.

 

Es un fenómeno meteorológico presente en lanaturaleza….No quiso escribir frases completas, solo lo que sabía y, lo más importante, los colores.

 

Rayos del sol, gotas de agua, la atmósfera, el espectro de frecuencias de luz, la belleza sin fin, los colores del alma siempre en el mismo orden y ella deseaba desordenarse. El ROJO simboliza la pasión, el amor y la vida; el NARANJA  ayuda a transmitir energía positiva, prosperidad, vitalidad, entusiasmo y alegría; el AMARILLO expresa alegría, felicidad, fortuna, inspiración y creatividad; el VERDE manifiesta esperanza, paz, equilibrio, salud, vitalidad, confianza, naturaleza, crecimiento, renovación y plenitud; el AZUL representa la tranquilidad, calma, armonía y paz espiritual en ese momento lo asoció a la monotonía y la depresión… no deseaba caer en ese estado pero llegaría si se descuidaba; el ÍNDIGO comunica sinceridad, respeto, individualidad, fantasías y los sueños. Eso lo deseaba, pensar en uno de esos DIOSES o DIOSAS que la amaran así fuera por una noche. Llegó al último color del arcoíris, aquel que hacía contacto con el horizonte, el VIOLETA representa el mundo espiritual, el mundo mágico, la purificación del cuerpo y de la mente, la paz, el equilibrio interior… lo que a ella tanta falta le hacía.

 

La espectacularidad y el colorido… la musicalidad y las melodías comenzaron a invadir su alma y su cuerpo. Dejaría atrás el pasado, viviría el presente, sonreír era una hermosa oportunidad para encontrarle sabor a la vida.

 

“Hombre”, “Mujer”, “Femenino”, “Masculino”, “Masculinidad”, “Virilidad”,  “Femineidad”, “Dulzura” le daba lo mismo,  el deseo era lo que importaba.

 

 

Llegaron a su mente las diosas, las deseaba, XOCHIQUÉTZAL, la diosa del amor y el placer sexual. Una a una las fue escribiendo mientras gozaba con su recuerdo:

 

Atenea, Freya, Lilit, Artemisa, Isis, Selene, Bastet, Amaterasu, Scatha, Gea, Wicca, Coatlicue, Yemayá, Guan Yin, Nut, Ixchel, Brigit, Epon, Sejmet, Ixtab, Oshun, Ishtar, Sarasvati, Pelé, Ceridwen, Oya, Mawu, Gullveig, Nerthus, Cibeles, Tiamat, Renenutet Chalchiuhtlicue, Erzulie, Ceridwen, Guan Yin, Samovila, Deví. Una detrás de otra habían llegado… duró varios días hasta que su cansada mente se agotó, su cuerpo estaba agradecido.

 

Después de varios días llegaron nuevamente los DIOSES a visitarla. Volvió a sonreír y disfrutar esa mágica sensación de sentirse mujer:

 

GANESH, SHIVA, KRISHNA, ANTEROS, APIS, ASHUR, BAAL, BACKLUM CHAAM  y BES, regresaron las letras mayúsculas, resaltadas, en negrilla y ligeramente inclinadas. La música de fondo fue excepcionalmente bella… sonaba la mayor orquesta del mundo interpretando obras de Antonín Leopold Dvorak y de Ludwig van Beethoven, una canción del musical "Starlight Express"y el tema "Music was my first love", de John Miles. Eran 7,548 músicos los que la acompañaban en medio de una mágica noche bajo las estrellas y la luna. Todos eran conocidos por ser dioses del amor que la habían convertido, por otro nuevo día, en AFRODITA la diosa del amor, la belleza, el sexo y la sensualidad.

 

Sacó una fina caja negra de su armario, era el momento de utilizar la caja de colores diseñada por un afamado personaje dentro del mundo del,diseño y la moda quien, en  conjunto con una reconocida marca de colores, habían creado un impresionante set de herramientas de dibujo y pintura. Una colección de 350 artículos que iba desde lápices de grafito y colores acuareleables hasta pasteles y plumones y especificos instrumentos que utilizaría en su creación. Duraría muchos meses pintando a cada uno de los DIOSES y DIOSAS que la habían acompañado. Cada uno tendría su propio distintivo, su nombre y un título para poderlo identificar.

 

No paró su inspiración, dejaría a AFRODITA para que fuera su obra más importante. Nadie la volvió a ver en la calle, se refugió en su estudio de arte, al lado de  sus caballetes de madera, que eran su mundo. Fueron 57 personajes míticos de muchas regiones del mundo que la habían satisfecho de manera plena y total.

 

Había existido un poco de todo y mucho de algo que lo dejaría a la imaginación de quienes adquirieran sus obras con el catálogo que recopilaba el por qué y el para qué los había hecho. Se pondría en contacto con las casas de subastas de arte más importantes del mundo para que la ayudaran. Estaba segura que lo lograría pues es allí donde se vienen a dictar las reglas del mercado del arte y de las antigüedades siendo  ellas una red de intercambios de bienes culturales, por las que se mueven además millones de dólares, libras esterlinas y euros. Deseaba entrar dentro de las obras de arte subastadas más caras del mercado en el 2019. Ella, a quien conocen con el apodo de Sauma Mau,  generalmente  lograba lo que se proponía.

 

Se sintió agradecida y bendecida.

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (31)