Relato 003- Jugando Con Las Nubes

Espero, ante todo, dominar suficientemente el lenguaje para ser claro en mi escrito. Soy un joven que ha nacido con las nuevas tecnologías y eso de escribir más de 160 caracteres, sin errores ni abreviaturas supone un reto para mi intelecto. Vaya por delante mis disculpas más sinceras pero lo que os he de contar no se puede explicar en sólo tres líneas de texto.

Todo empezó el primer fin de semana de septiembre. Me encontraba yo en Montjuïc, tumbado en la hierba al lado de una despampanante rubia de ojos imposibles de describir. Entre arrumacos y besuqueos fije mi vista en el cielo. Las nubes, juguetonas como de costumbre, parecían ser un grupo de chiquillos jugando con una pelota pero de pronto su forma fue variando hasta que vi aparecer ante mis ojos lo que parecía ser una palabra: CULPA. Parpadee un par de veces, seguro de que mi imaginación desbordada había convertido una simple combinación de nubes en una palabra con sentido. Pero la culpa seguía presente en el cielo.

Miré a mi compañera y comprendí que no era todo fruto de mi imaginación.  A mi alrededor vi aparecer móviles, iPad, iPhone… Yo no pensaba quedarme atrás, rápidamente cogí mi BlackBerry para fotografiar las dichosas nubes, acto seguido la envié vía correo electrónico a uno de esos espacios dedicados a las fotografías de los espectadores que tanto abundan en los espacios dedicados al tiempo de nuestras televisiones. Esperaba que mi foto fuera una de las elegidas. No es por presumir, pero tengo buena mano para la fotografía. Estaba seguro de que esa tarde vería mi fotografía en la televisión.

Me despedí a la francesa de la preciosidad y volví a casa ya que era casi la hora de comer. Me encerré en mi cuarto y me senté en la cama con el portátil entre las rodillas. Googleé “Nubes letras”, cientos de fotos parecidas a la mía aparecieron ante mis ojos, pero la palabra variaba: MADRE, AYUDA, PROTEGER, DAÑO… Un nuevo hastagg de Twitter hacia furor entre los twitteros, en Facebook amigos de Japón, Canadá o Brasil habían colgado fotos de las nubes. Ya no me importaba no aparecer en las noticias, yo sólo había fotografiado una mísera palabra. Seguí navegando, blogs y foros intentaban descubrir cómo se había desarrollado semejante fenómeno. Otros aludían a un ataque alienígena, otros decían que todo era un experimento gubernamental con las culpas divididas entre Estados Unidos, China y Arabia Saudí pero nadie parecía ser capaz de dar con la solución. Comprendí que era necesario alguien mucho más inteligente que yo para… ¿Para qué? ¿Cuál era el problema de que las nubes hubiesen aprendido a escribir? Realmente, toda la alarma que se había desarrollado me parecía desmedida. Estaba seguro de que al día siguiente todo habría vuelto a la normalidad y en una semana nadie hablaría de esas nubes.

Pronto descubrí (al igual que todos) que no era un fenómeno aislado. Tres meses después las mismas nubes seguían colgadas del cielo. Sin variación alguna: el viento había dejado de soplar, la lluvia ya no existía. Ninguna nube perdía el color blanco, ninguna daba señal de tormenta. El tiempo en todo el planeta se había uniformado.

Transcurrieron otros tres meses: las cosechas perdidas, los embalses estaban bajo mínimos, la economía pendía de un hilo y los gobiernos no eran capaces de encontrar una solución. Decenas de expertos llevaban reunidos cinco meses y el resultado había sido nulo.  Miles de fotografias habían sido obtenidas con los más avanzados satélites pero esa tanda de expertos sólo habían comprendido que las nubes querían transmitir un mensaje pero no habían sido capaces de saberlo interpretarlo, lo único que habían hecho era gastar el dinero de los ciudadanos. Entre miles de nubes ¿cómo saber cuál era la primera, la que daba pie al resto? ¿Las nubes habían escrito en orden? ¿Qué orden? ¿Significaba eso que las nubes tenían inteligencia?  Imagino que para justificar el dinero gastado en cientos

Otros seis meses transcurrieron hasta llegar al primer aniversario de nuestra desgracia. En los calendarios ya figuraban como el año 1 de la nueva era. Para los más fatalistas era el primer año para el fin del mundo. Para los optimistas era el principio de una nueva manera de vivir.

Súbitamente en ese mismo día primero de la nueva era nuestra existencia se vio de nueva alterada. Todos los ojos se posaron en una desconocida población de la inhóspita Groenlandia, Llulissat pronto figuraría en las enciclopedias de todo el mundo como el lugar del milagro, como el sitio donde el mundo había dado un vuelco, como … pero creo que lo explicaré de otra manera, disculpad.

Una nube situada en la nombrada Llulissat (le pondré ese nombre al primer perro que tenga) ennegreció su blanco impoluto hasta convertirse en una nube casi negra como el carbón sino más. La palabra que se podía leer en esa nube era: A, sólo una miserable A pero todos los ojos se posaron en la misma como si de un mensaje divino se tratase. Y como si de un juego de domino se tratase, o tal vez de un karaoke mal cantado, las siguientes nubes también se tornaron oscuras como la noche más infernal. Ahora el mensaje se componía de cuatro palabras, a saber: A TODA LA HUMANIDAD.

Una tras otras las nubes pasaron de ser blancas radiantes a negras como el carbón, como si hubiesen sufrido un proceso de negatividad tal ocurren con las fotografías ¿me explico?

No me extenderé aquí a describir como cambiaron cada una de las nubes, sólo decir que millones de personas se unieron en la tarea común de transcribir el mensaje tanto tiempo esperado. Jamás ví a la humanidad tan unida como en ese día de septiembre. Dudo que pueda volver a ver semejante fenómeno en un futuro. Creo que ahora soy de los que ven el vaso medio vacío.

Bueno, sigo con mi relato. ¿No había dicho que era un relato de más de 160 caracteres? Con Twitter hubiese sido imposible explayarse tanto. Según mi editor de texto, 5.525 y aún no me llegado al meollo de la cuestión: ¿Cuál era el mensaje? ¿Había un mensaje en todo caso? ¿Quién o quiénes eran los culpables de dicho texto? Esa primera palabra que yo había visto, ¿qué quería decir? ¿CULPA?

Y llegó el día en que todo el mensaje fue descubierto y dado a conocer al mundo a través de la televisión, la radio, internet e incluso tambores y mensajes de humo. Era un todo se vale para que nadie pudiese aludir que no había recibido el mensaje. Jamás una noticia recorrió el planeta con más velocidad que ese texto escrito en el cielo, ese texto que ahora transcribiré para todos vosotros, amigos:

A toda la humanidad:

Jamás pensé que llegaría a este extremo pero vosotros me habéis obligado. Os he protegido como una madre cuida a sus retoños. ¿No os he alimentado? ¿Nos os he vestido? ¿No os he ayudado? Entonces ¿por qué me atacáis? ¿No entendéis que si acabáis conmigo será vuestro fin? No, no digáis que algunos sois inocentes, en todo caso ese número libre de pecados son como una gota en el océano.

Mis polos se derriten por efecto de la destrucción de la capa de ozono, los bosques desparecen gracias a la deforestación, cientos de especies se extinguen cada año y vosotros no paráis de acumular más y más basura, contaminado los océanos, los ríos con fertilizantes o aditivos alimenticios.  ¿Hace falta continuar? Y no sólo mis ríos sufren, también respiro compuestos químicos desprendidos por vuestras industrias. Y aún lo empeoráis más con vuestro número cada vez mayor mientras a mí me cuesta cada vez más sostener vuestro ritmo de vida.

Yo he llegado a mi límite, no tengo más paciencia con vosotros. He esperado un cambio pero éste no se ha producido. De verdad lo siento, pero todo tiene un límite y tras esperar durante años una señal de cambio veo que no va a ser posible, me he dado cuenta de que: si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo…

El texto se termina así. Ese mismo texto había sido duplicado cientos de veces por todo el planeta. Yo guardaré mi ejemplar en un usb…

La lluvia tan esperada comenzó a caer sobre la tierra. Todos se alegraron de volver a verla. Pero pronto esa alegría se convirtió en terror. Estaba lloviendo como nunca lo había hecho antes, los cielos estaban descargando las lluvias acumuladas de un año en una hora. Como si se tratase de un nuevo diluvio universal toda vida fue barrida de la tierra y ésta quedo despoblada, libre de los parásitos humanos. Ahora podría volver a empezar de nuevo. La tierra había comprendido que era la única solución.

Trescientos años después una nueva raza puebla la tierra, el usb con el relato ha sido desenterrado, estudiado y guardado como oro en paño. Es la base de una nueva manera de vivir, de una nueva tierra llena de esperanza.

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (24)