Relato 002 - Planeta rojo y sediento.

Solo el 0.007 % del agua en nuestro planeta es potable.

 

 

El agua corría por las tuberías de decenas de megalópolis, que abarcaban todo el planeta, el uso de la misma fue siempre irracional, el costo por su utilización siempre era subsidiado por los diferentes gobiernos, como una forma de mantener a un electorado contento.

 

Se logró la construcción de canales por todo el mundo con el fin de distribuir y comerciar con el agua existente.

 

Las grandes superficies de concreto, que invadían poco a poco las áreas verdes iban paulatinamente alterando el ciclo, la lluvia se hacía más escasa, los mantos freáticos ante la ausencia de vegetación se fueron desecando, se intentó la desalinización, finalmente vivíamos en un planeta donde cuatro quintas partes eran agua.

 

¿Cuál es el problema? Ciertamente… esto es cierto pero solo menos del uno por ciento del agua es aprovechable y potable por los seres humanos.

 

Las plantas desalinizadoras empezaron su labor, produciendo doscientos cuarenta millones de metros cúbicos diarios, lo que era suficiente para proveer de agua a  mil millones de personas, pero la población había crecido hasta doce mil millones de habitantes, el crecimiento había sido exponencial,  la demanda de alimentos había aumentado en un cincuenta por ciento y las hambrunas en el resto del tercer mundo también, el incremento en requerimientos de energía iba a la par y al menos se había incrementado en una tercera parte las necesidades de agua potable. 

El obtener agua potable a partir del agua salada tenía un costo prohibitivo en energía eléctrica, los desechos producidos contaminaron aún más el ambiente, los desiertos poco a poco empezaron a aumentar y a rodear las metrópolis.

 

 

Cincuenta años después el mundo era completamente diferente a como había sido con anterioridad, imágenes desérticas eran la constante en todo el planeta. Ahí las madres alimentaban hasta los cinco años con leche de seno materno a sus hijos, para darles una esperanza un poco mayor de sobrevida, la desnutrición también era extrema.

 

Cuando un hombre tenía más de cuarenta años, cuando tenía una edad apenas considerada como madura, su apariencia era la de un anciano de casi noventa años, la falta constante de agua había incrementado la morbimortalidad renal, la insuficiencia renal y la necesidad de hemodiálisis era una constante en la mayoría de la población de mayores de cuarenta años. La expectancia de vida había disminuido rápidamente, pero aún eso no ayudaba a resolver los problemas de la sobrepoblación y la escasez de recursos.

 

Las reformas fiscales, elevaron los impuestos al consumo del agua, tratando de racionalizarlo, desgraciadamente ya era demasiado tarde.

 

El petróleo era un recurso que dejó de ser importante, la utilización de centrales nucleares para poder subsanar los consumos eléctricos de las plantas desalinizadoras lo volvieron obsoleto, el agua era la nueva moneda de comercio internacional, había guerras que se producían por el control de los escasos mantos freáticos que quedaban.

 

Los temblores se hicieron más frecuentes, algunos de ellos produjeron accidentes en los reactores y la consiguiente exposición a grandes sectores de la población a la radiación. El ser humano empezó a mutar para adaptarse.

 

Tanto hombres como mujeres adoptaron la moda de rasurarse la cabeza al ras, esto hacía que se economizara mucha agua, al no necesitarse lavar el cabello, el baño se dejó de practicar, el aseo se realizaba con toallas impregnadas de aceite mineral, la apariencia de todo mundo siempre era reseca o lustrosa, dependiendo de si tenía o no recursos para comprar un apropiado agente emoliente e hidratante.

 

Aunque la cantidad ideal para beber agua era de ocho vasos diarios, el gobierno la limitaba a tan solo un vaso de agua al día, en el mercado negro se podía encontrar el preciado líquido pero a precios exorbitantes, el incremento de robos, prostitución e inclusive asesinatos por violencia, relacionados con la obtención de agua se convirtió en una constante.

 

Las bandas rivales del mercado negro se enfrentaban por mantener el privilegio de aportar el agua a alguna comunidad y el control de determinado territorio. La tasa de homicidios por cien mil habitantes llegó a ser de un cinco por ciento de la población, anualmente, la economía se colapsó, el miedo de salir a la calle era una constante.

 

Existía la historia de una familia que circulaba como leyenda urbana, ellos habitaban una residencia rodeada de un terreno boscoso, el patriarca de la familia que tenía ciertos conocimientos geo-hidraúlicos empezó a excavar un pozo y a los quince metros de profundidad encontró un venero.

 

La familia estaba salvada, poco a poco mudó a todos sus hermanos y a sus hijos y empezaron un sólido negocio de fabricación de ropa desechable, —lavar ropa se había convertido en algo prohibido— desgraciadamente la ambición de algunos de sus hermanos fue mayor y empezaron no solo a utilizar el agua para su consumo, la empezaron a vender afuera al mejor postor,  las mafias del mercado negro se enteraron y solo esperaron para constatar la manera como se surtían.

 

Cuando descubrieron el origen, no hubo seguridad que los pudiera contener, la familia fue aniquilada por completo, los grupos criminales controlan ahora esa fuente natural de agua.

 

La ropa como es desechable, aumenta gradualmente los desechos sólidos; se tuvo que volver al uso de los pozos sépticos como en el siglo antepasado porque ya las redes de desagües y los grandes canales que atravesaban el planeta no se podían usar por la falta de agua.

 

La apariencia de la población es lamentable, cuerpos demacrados, arrugados por la deshidratación, llenos de llagas en la piel por los rayos ultravioletas que ya no se detienen por la capa de ozono que los filtraba en la atmósfera, inmensos desiertos constituyen el paisaje que nos rodea por doquier.

 

Las infecciones gastrointestinales, enfermedades de la piel y de las vías urinarias son las principales causas de muerte.

 

La industria está paralizada y el desempleo es dramático.

 

Las plantas desalinizadoras son la principal fuente de empleo y te pagan con agua potable en vez de salario.

 

Los asaltos por un bidón de agua son asunto común hoy en las calles desoladas. La comida es sintética en un ochenta por ciento.

 

Por la resequedad de la piel, una joven de veinte años luce como si tuviera cuarenta. Los científicos investigan, pero no hay solución posible. No se puede fabricar agua, el oxígeno también se ha degradado por falta de árboles lo que ha disminuido el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones.

 

Las mutaciones intentando adaptarse han empezado, no todas son afortunadas, como consecuencia hay muchos niños con insuficiencias, mutaciones y deformaciones. Hubo científicos que promovieron alteraciones genéticas para sobrevivir, los resultados fueron quimeras que no tenían nada que ver con sus antecedentes homínidos.

 

El gobierno incluso nos cobra por el aire que respiramos: ciento cincuenta metros cúbicos por día por habitante adulto. Lo ocupes o no.

 

La gente que no puede pagar es arrojada de las "zonas ventiladas", que están dotadas de gigantescos pulmones mecánicos que funcionan con energía solar, no es de buena calidad pero se puede respirar; la expectativa de vida promedio es de cuarenta y cinco años.

 

En algunos países quedan manchas de vegetación con sus respectivos ríos que son fuertemente custodiados por el ejército, el agua se ha vuelto un tesoro muy codiciado, más que el oro o los diamantes, casi nunca llueve, y cuando llega a registrarse una precipitación, es de lluvia ácida; las estaciones del año han sido severamente transformadas por las pruebas atómicas y la industria contaminante de los ocho siglos pasados.

 

Se advirtió entonces que había que "cuidar el medio ambiente".  Nadie hizo caso.

 

Cuando los niños ven los videos y pueden apreciar, lo hermoso que eran los bosques, la lluvia, las flores, lo agradable que era bañarse y poder pescar en los ríos y embalses, beber toda el agua que quisieran, lo saludable que era la gente. Simplemente no lo creen, solo se preguntan. ¿Por qué se acabó el agua?

 

Yo no puedo dejar de sentirme culpable, porque pertenezco a la generación que terminó de destruir el medio ambiente o simplemente no tomamos en serio tantas advertencias.

 

Ahora nuestros hijos pagan un alto precio y sinceramente creo que la vida en nuestro planeta ya no será posible dentro de muy poco porque la destrucción del medio ambiente llegó a un punto irreversible. La atmósfera poco a poco está desapareciendo, los mares se evaporan por completo, no hay forma de detenerlo.

 

Científicos, han diseñado algunas sondas espaciales y consideran viable “infectar con la vida” —inoculándolo con DNA— un planeta cercano, como única esperanza de salvar a largo plazo a la humanidad, aquí solo quedará la arena roja del desierto y las ruinas enterradas de la gran civilización que una vez fuimos.

 

El último esfuerzo común de la humanidad, fue construir ese cohete y enviarlo, con la esperanza de que se encontrara con las condiciones propicias para generar la vida y si es posible colonizarlo.

 

La misión tuvo éxito.

 

La sonda se posó suavemente sobre el planeta, que tenía solo una luna y no dos como en casa.

 

El tercero a partir del sol. 

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (19)