Microrrelato 41 - El aumento

—Muy bien, Hernández. Se ha ganado un aumento. Su informe era justo lo que pedíamos.

—Gracias, señor Largo —respondió con un hilo de voz.

—Desde hoy mismo podrá comer un pastelillo de chocolate todos los días durante una semana. Y piense que pocas personas obtienen este aumento.

—Gracias, señor Largo —repitió mientras contemplaba su rechoncha figura en el espejo de cuerpo entero situado a su izquierda.

—Ahora coja el bollo y siga trabajando —le ordenó tras dejar el dulce premio sobre la mesa.

El trabajador salió del despacho con el pastel. No podía decir que era alérgico al chocolate.

Un escalofrío le recorrió la espalda cuando contempló la foto de su antecesor en el puesto. El hambre se le reflejaba en la mirada, su ropa caía holgada sobre un cuerpo esquelético. Había sido degradado semana tras semana, castigado con menos comida hasta que…

Hernández siguió caminando por el pasillo hasta llegar al despacho y sentarse en su mesa de trabajo. Introdujo la mitad del pastelillo en su boca y lo masticó hasta tragarlo. Después hizo lo mismo con la otra mitad. No le hacía falta nada más. Pronto notaría los efectos alérgicos, contempló la foto de su mujer y su hijo, a los que nunca más volvería a ver.

Cerró los ojos. Siempre era mejor morir de un shock anafiláctico que de hambre, al menos así su familia sería indemnizada con comida.

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (20)