Microrrelato 13 - Lost in translation

La impresora daba forma a los cabellos uno a uno. Su avance era casi imperceptible, pero de todas formas no podía evitar concentrase en su hipnótico movimiento. Podría haber seguido el avance con más detalle en el monitor del equipo, que contaba con lentes de gran aumento, pero el monitor reproducía por enésima vez la misma película; aún sin prestarle demasiada atención, o sólo escuchándola de fondo, siempre descubría algún detalle nuevo. También sabía que podría haber ahorrado tres días de impresión si hubiera sido capaz de contentarse con una versión lampiña, pero eso estaba fuera de cuestión, la cabellera rubia era una condición sine que non.

Había pasado grandes penurias en pos del objetivo que estaba a punto de alcanzar. Había conocido la prisión bajo la acusación, desde luego fundada, de acoso para conseguir la indispensable muestra de ADN. Había perdido su trabajo en Cybercloning Inc. bajo la acusación no menos cierta de espionaje, y había dilapidado su ancestral fortuna en la construcción de la impresora y en la adquisición de sus costosos insumos biológicos.  Había ido hasta el extremo de pasar por el quirófano y su rostro se parecía, al menos vagamente, al de Bill Murray.

El cabezal de impresión se detuvo y sobre el monitor apareció el mensaje “Impresión completada. Activar: Sí/No”. Se tomó un minuto para contemplar ese cuerpo radiante que, como el gato de Schrödinger, aún no estaba ni vivo ni muerto. Cuando finalmente dio la orden de activar, una copia perfecta de Scarlett Johansson abrió los ojos, lo miró y le dijo con voz ligeramente ronca: “No deberíamos volver a Tokio, porque nunca volverá a ser tan divertido”.

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (25)