El aumento de uso de los ereaders y otras pantallas electrón

En este foro los usuarios podrán subir las noticias que se vayan produciendo, sobre la temática de la web, y también se abrirá un hilo por cada noticia que se publique en la página principal.

Moderadores: Juan, Siu, cyclope, Moderadores

El aumento de uso de los ereaders y otras pantallas electrón

Notapor Vainaimoinen » Jue Abr 23, 2020 3:14 pm

Ayer fue el día mundial de la Tierra y como hemos hecho en otras ocasiones, no queremos desaprovechar la ocasión para defender esta naranja mecánica en la que vivimos flotando por el espacio a 28 kilómetros por segundo y que nos proporciona las condiciones necesarias para la vida.


 


La eliminación a gran escala de árboles favorece el pernicioso efecto invernadero que eleva la temperatura del planeta rompiendo el equilibrio del medio ambiente al que se ha llegado después de millones de años de evolución, poniendo en peligro la existencia de miles de especies y del hombre mismo.


 


 


Los árboles se talan principalmente para convertir los terrenos en cultivables, para construir carreteras y para el desarrollo urbano, pero también por la explotación maderera y el aceite de palma.


 


 


El cambio climático ha aumentado la temperatura de la Tierra lo cual ha fomentado los incendios forestales, lo que sumado a los incendios intencionados para destinar las tierras a usos agrícolas nos está metiendo en una espiral autodestructiva y suicida a nivel planetario.


 


 


La deforestación ha tenido graves efectos ambientales. Si bien los bosques todavía representan el 30 por ciento de la Tierra, cada año se pierden aproximadamente 7.3 millones de hectáreas de bosque debido a las prácticas de deforestación. Esto ha causado graves daños a la tierra y al suelo, al tiempo que desplaza plantas y animales que dependen del ecosistema creado por los bosques. Al mismo tiempo, la eliminación de los árboles significa que se liberan más gases de efecto invernadero a la atmósfera, ya que los árboles juegan un papel importante en el Ciclo del Carbono como absorbentes de dióxido de carbono. La eliminación de árboles también puede afectar los medios de vida porque las personas dependen de los bosques para obtener refugio, agua, combustible, seguridad alimentaria y empleos. Proteger nuestros bosques es extremadamente importante para limitar el impacto de estos efectos y garantizar un futuro sostenible.


 


Los trópicos perdieron 12 millones de hectáreas de cobertura arbórea en 2018, la cuarta pérdida anual más alta desde que comenzó el mantenimiento de registros en 2001. De mayor preocupación es la desaparición de 3,6 millones de hectáreas de bosque primario, un área del tamaño de Bélgica. Las cifras provienen de datos actualizados de la Universidad de Maryland, publicados hoy en Global Forest Watch.


 



 


El crecimiento antiguo o los bosques tropicales “primarios” son un ecosistema forestal de importancia crucial, que contiene árboles que pueden tener cientos o incluso miles de años. Almacenan más carbono que otros bosques y son insustituibles cuando se trata de mantener la biodiversidad. Las selvas tropicales primarias proporcionan hábitat para animales que van desde orangutanes y gorilas de montaña hasta jaguares y tigres. Una vez que se talan estos bosques, es posible que nunca vuelvan a su estado original.


 


Por primera vez, los nuevos datos sobre la ubicación de los bosques primarios pueden ayudar a distinguir la pérdida de estos bosques importantes de la pérdida de otros árboles (lea más sobre los datos aquí ). Los datos revelan que a pesar de un número creciente de compromisos de deforestación cero por parte de gobiernos y empresas, la pérdida de bosques primarios alcanzó niveles récord en 2016 y 2017 debido a incendios y se mantuvo por encima de los niveles históricos en 2018.


 


Existen nuevos hábitos de consumo definidos fundamentalmente por la creciente demanda de bioproductos y la economía digital, «que ha transformado el consumo, creando nuevas oportunidades para el sector papelero», añade en una entrevista  Enrique Isidro presidente de ASPAPEL en donde afirma que la industria papelera está redirigiendo su producción hacia papeles con gran potencial de crecimiento y mayor valor añadido, como los papeles para envases y embalajes y los papeles especiales. En el caso del papel estucado el año pasado aumentó su producción un 12,2% y los papeles para cartón ondulado, con un 2,9% más, marcaron máximo histórico rozando los tres millones de toneladas. Los papeles para embalajes suponen el 61% de la producción como consecuencia del auge del comercio electrónico. También los papeles especiales tuvieron un fuerte crecimiento, del 9,7%. «Podemos hablar de más de 500 variedades de papel en el mercado gracias a la apuesta por la innovación», recuerda Enrique Isidro. Por el contrario, la producción de papel prensa y papeles gráficos descendió un 10,7%. En lo que se refiere a la celulosa, las 10 plantas fabricantes en España produjeron 1.699.500 toneladas el año pasado, un 1,4% más que en 2016. España es el sexto productor de celulosa de la UE y la papelera es una industria fuertemente exportadora. El 57% de la celulosa y el 43% del papel que se fabrica en España se destina al comercio exterior que representa el 56% de la facturación.




El consumo de papel creció el año pasado un 2,4%, también de forma asimétrica, y los valores de consumo (6.802.900 toneladas) siguen lejos de los niveles anteriores a la crisis. España es el quinto consumidor de papel en la UE y el consumo per cápita fue de 146 kilos. El consumo de la celulosa descendió un 1,9%, alcanzando 1.876.900 toneladas.


 


Aunque España no es un país fuerte en materias primas, «estamos gestionando bien nuestros productos», considera el presidente de Aspapel. Un 98% de la madera y el 70% del papel para reciclar que utiliza como materia prima la industria papelera española son de procedencia local, según los datos de la patronal. El consumo total de madera para papel se incrementó el 5,7% y se recogieron para su reciclaje siete de cada diez kilos de papel consumido. Las fábricas papeleras españolas reciclan cinco millones de toneladas de papel y cartón al año. En la UE empatamos con Francia y solo Alemania nos supera en volumen de papel reciclado.


 


Solamente el 20% de la producción de papel se destina a la impresión gráfica o a la escritura, el resto al papel higiénico y sanitario (11%) cartón ondulado (48%) y el resto para diversos tipos de embalajes.


 


 


Este cambio de tendencia del mercado papelero evidencia dos tendencias desde mi punto de vista: La importante influencia de la lectura sobre pantallas en vez de sobre papel, los monitores, las tablets, los teléfonos móviles y por supuesto los ereaders, han variado los hábitos de lectura, haciendo que cada vez se consuma menos papel como base para la lectura y la otra tendencia y no menos interesante, es la sustitución progresiva del plástico como materia prima para embalar productos, lo cual, desde otro punto de vista es positivo ya que el plástico es un derivado del petróleo de un combustible fósil insostenible y además permanece hasta cientos de años sin degradarse contaminando la naturaleza.


 


El problema es que este aumento de la demanda de papel no se compensa con el importante aumento del reciclado del mismo que tiene que perfeccionarse. En 1990 se reciclaba en España 1,7 millones de toneladas en el año 2000 3,3 millones de toneladas y en el 2014 4,4 millones de toneladas, por cada 10 kilos de papel que se fabrica en España se utilizan como materia prima 8,4 kilos de papel usado. La industria española recicla anualmente en sus fábricas 5,1 millones de toneladas de papel usado, lo que nos coloca como el segundo mayor reciclador de Europa, solo por detrás de Alemania. No obstante, hay que aumentar el reciclado para optimizar al máximo la vida útil del papel.


 


Este cambio de tendencia es positivo, pero no es suficiente para conseguir un balance cero de carbono. El dióxido de carbono de la atmósfera se conserva en los árboles y al convertirse estos en libros, se siguen conservando en los mismos, en realidad las bibliotecas son sumideros de carbono y si los libros se reciclan el carbono se sigue manteniendo en el papel.


 


Es muy importante que no se utilicen bosques primarios para elaborar la pulpa de celulosa con la que se fabrica el papel, porque se está destruyendo un ecosistema con seres vivos de cientos y en ocasiones miles de años de vida y toda su riqueza de biodiversidad. La alternativa son las plantaciones industriales de especies de crecimiento rápido como el pino y el eucalipto, el problema es el importante stress hídrico y de minerales al que se somete al terreno es importante ya que estas especies requieren de un gran consumo para su crecimiento.


 


En ese sentido nos parece un desastre para el planeta lo que se está haciendo en Brasil y en otras partes del mundo, en la que se están talando árboles autóctonos eliminando el habitat de los animales que llevan miles de años viviendo en ese ecosistema para sustituirlos por plantaciones de aceite de palma.


 


En Zonaereader nos felicitamos por este cambio de tendencia en cuanto al papel destinado a la impresión, y estamos satisfechos de haber contribuido con nuestro granito de arena desde su creación hace doce años. La tinta electrónica contribuye a frenar el cambio climático, sigamos consumiendo ereaders.


 


Isidro López Neira


 


Fuentes: CEPI, Greenpeace, Global Forest Watch, ABC economía, ASPAPEL, World Resources Institute


 


Imagen

Avatar de Usuario
Vainaimoinen
Administrador
 
Mensajes: 6059
Registrado: Sab Dic 20, 2008 9:54 pm

Volver a NOTICIAS

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 9 invitados