Nada nuevo bajo el Sol en CES Las Vegas, la técnica evoluciona sin ruptura este año, mientras hay cierta "rebelión" de los consumidores hacia los gadgets

Como cada año la feria CES – Las Vegas, se utiliza por los fabricantes para mostrar al mundo sus nuevos productos, y este año como no, también la feria se ha convertido en el escaparate de las nuevas tecnologías.

¿Nuevas tecnologías? Bueno parece que en esta ocasión no ha sido para tanto, no se ha visto irrumpir una nueva tecnología como en los dos últimos años que realmente fueron innovadores en cuanto a gadgets y avances que pueden cambiar nuestros hábitos de consumo.

El año pasado ya hablábamos de prácticamente todo lo que ha venido después y se ha consolidado en esta edición de CES – Las Vegas.

En la Feria se han mostrado pequeños drones, impresoras 3D, gafas para aumentar la realidad virtual y wearables de todo tipo.

Pero ninguno de estos dispositivos suponen algo nuevo en el mercado, más bien parecen un momento de consolidación de nuevas tecnologías lanzadas estos dos últimos años.

Y es que el mercado tiene una capacidad limitada de absorción de nuevas tecnologías. Posiblemente se encuentre saturado de tanta innovación en la que nuestros zapatos cambiarán de diseño, nuestras ropas servirán para medir nuestras constantes, la domótica nos ayudará en casa y unas gafas conectadas a internet, servirán para percibir la realidad de forma aumentada. Todo esto está muy bien, pero tanto los productos de que hablamos, como la mayoría de las empresas que los fabrican, están todavía en “mantillas” acaban de nacer y todavía quedan por desarrollar muchos aspectos que permitan una usabilidad aceptable de todos estos gadgets.

Por ejemplo en el tema de la domótica doméstica, todavía no se ha desarrollado un software con una compatibilidad probada de todos los aparatos y funciones.

El frigorífico conectado a internet es todo un avance, pero el calendario del mismo, no sabemos si será compatible con nuestra agenda habitual. Tampoco está claro si la lavadora y el horno, se llevarán bien con nuestro móvil, o nuestra tarjeta. No queremos ni pensar el nivel de tolerancia que podríamos tener, en el caso de que hubiera fallos de sincronización entre nuestro móvil y el control de la calefacción o refrigeración de nuestra casa.

El problema de la compatibilidad no está resuelto, y seguramente tardará unos años en resolverse. Para no perder las malas costumbre, las empresas están potenciando sus propios sistemas, pero claro los consumidores no han tenido tiempo todavía de elegir el ganador, el que va a imponer su sistema.

En una encuesta realizada a 28.000 consumidores de 28 países realizada por Accenture reveló que los consumidores no estaban tan entusiasmados con la tecnología como lo estaban antes.

Por ejemplo, cuando se les preguntó si comprarían un nuevo teléfono inteligente este año, menos de la mitad (el 48%) dijo que sí lo cual, supone una disminución de seis puntos respecto a 2015.

Sólo el 13 por ciento de los encuestados dijeron que estaban interesados ​​en la compra de un SmartWatch en 2016, (relojes de pulsera inteligentes) un aumento de sólo el uno por ciento respecto al año anterior a pesar de un año de lanzamientos de alto perfil. 

Para los monitores de fitness, termostatos inteligentes y cámaras para el hogar conectadas a internet, la demanda fue inexistente, según la encuesta.

¿Hay una rebelión de los humanos contra la tecnología?

Pues no sabemos muy bien si es así. Pero parece que muchos consumidores empiezan a hacerse preguntas como ¿Para qué necesito eso? O también ¿Para qué quiero saber eso?.

No está exento de cierto temor a romper la privacidad y la seguridad este fenómeno. Siguiendo con la misma encuesta, el 37% de los consumidores que habían adquirido algún aparato conectado, dijeron que iban a ser más cautelosos sobre el uso de estos dispositivos y servicios en el futuro. Un total de un 18 por ciento han incluso devuelto estos dispositivos hasta que sientan que pueden obtener garantías más seguras de que su información confidencial no será hackeada.

En un ejemplo más de como la administración de EE.UU. Funciona en determinados aspectos de forma correcta, se ha visto en la Feria una fuerte presencia de altos funcionarios de las comisiones de Comercio Federal y el Director de la Administración Federal de Aviación, para hablar de aviones no tripulados (los drones).

Curran, el analista de Accenture, dijo que el aumento del interés de los gobiernos en estos aspectos, tiene sentido ya que la tecnología se convierte en una gran parte de nuestras vidas. "Hay una disparidad en la velocidad a la que la tecnología está avanzando con respecto a la forma en la que la estamos digiriendo", dijo. "La tecnología es cada vez más grande y más aspiracional, y omnipresente en casi todos los aspectos de nuestras vidas. Tenemos que entender y pensar en las consecuencias, y el equilibrio de estas grandes innovaciones con los posibles inconvenientes que, naturalmente, llevan consigo"

Curiosa la relación dialéctica que se genera con este fenómeno, en donde los consumidores parecen revelarse ante las empresas de tecnología que tratan de invadir nuestra vida cambiándolo todo.

De todas formas, esta etapa de “impass” es necesaria para que tanto los fabricantes como los consumidores, reestructuren la producción y los hábitos de consumo. Los primeros tendrán que esforzarse en convencernos de que por ejemplo tener un frigorífico y una lavadora conectada a internet que pueden ser gobernados por el teléfono móvil o un reloj inteligente, supone un avance y no una complicación más que añadir, a parte de programar los canales de televisión, o la lavadora. Seguro que al final terminan convenciéndonos.

Respecto a la tinta electrónica en CES – Las Vegas, nada nuevo bajo el sol no hay anuncios de aparatos ni tecnología nueva que sepamos.

Si podemos destacar los desarrollos que se han hecho en pantallas OLED con unas capacidades de 4K (casi cuatro veces la densidad de HD actual) que han visto como se ha incrementado la resolución hasta los 8K e incluso los 12K algo que no tiene mucho sentido, ya que no hay ninguna emisora de televisión que emita con esta resolución, pero bueno ahí queda la tecnología, todo consiste en que se empiece a adaptar al consumo.

También ha habido alguna presentación de pantallas enrrollables OLED algo que ya hace mucho tiempo que está desarrollado, e incluso se pensó para la tinta electrónica pero que finalmente no se llegó a comercializar. Os mostramos un video de esta pantalla enrrollable que seguramente sustituirá a las actuales con base de cristal.

 

No menos llamativos han sido las presentaciones de automóviles totalmente conectados y con emisiones cero. Ha destacado especialmente el Volkswagen BUDD-e un prototipo en fase de concepto con unas líneas muy futuristas que llevará dos motores (uno en cada eje) que le permitirá alcanzar los 150 kilómetros por hora con una autonomía de 600 kilómetros, se espera que entre en funcionamiento para el año 2019. A continuación un vídeo del mismo.

Fuente: Washington Post escrito por Hayley Tsukayama, Zonaereader y Youtube.

 

 

 

 

 

 

 

 


Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (32)