GUÍA PARA LOS QUE QUIEREN REGALAR O COMPRAR UN EREADER, ACTUALIZADA A ENERO DE 2017

 

 

DESCARGAR LA GUÍA EN FORMATO EPUB

 

Esta guía no pretende ser un tratado técnico avanzado para  usuarios expertos en ereaders, más bien, está pensada para aquellos que nunca han tenido un dispositivo de lectura de libros digitales en sus manos, o tienen conocimientos medios sobre este tema y quieren regalar uno a otra persona, o bien adquirirlo para uso personal; así que si ya tienes conocimientos avanzados de los lectores de libros digitales, lo mejor es que vayas a otras secciones de esta web en las que obtendrás información mucho más compleja y especializada.

 

 

Lo primero que se debe de tener en cuenta de un ereader es que su pantalla no es como la de una televisión, o un monitor, no emite luz, no está retroiluminada. Funciona sobre un fondo casi blanco con textos o gráficos en grises, con lo que la percepción que se consigue es muy parecida a la de un libro de papel impreso.

 

El fondo no cambia de color, sólo se modifican los textos o los gráficos. Además no consume energía mientras está encendido, solamente consume cuando cambias de página o se usan las funciones de navegación del menú.

 

Esta característica, unida a la falta de retroiluminación de su pantalla, proporciona un uso prolongado sin necesidad de recargar su batería, hablo de semanas o incluso meses según el uso.

 

Desde hace tres años y medio, han salido al mercado aparatos que incorporan una iluminación lateral de la pantalla con leds, de tal manera que se puede leer con ellos en condiciones pobres de luz ambiente, incluso en plena oscuridad; además la luz incorporada les proporciona un mejor contraste en situaciones de buena iluminación, dando la sensación de tener un fondo más blanco y un texto más oscuro. Esto no quiere decir que estas pantallas sean retroiluminadas como las TFTs, LCD o LEDS, sino que simplemente incorporan unos leds independientes de la pantalla en los laterales que sirven para iluminarlas. Esta función la realizaban antes unas pequeñas lamparitas que había que comprar aparte como un accesorio más, y ahora han sido sustituidas por esta iluminación lateral por leds, que hacen mucho más cómoda la lectura porque además, se puede regular la intensidad de la luz adecuándola a las condiciones lumínicas del lugar donde nos encontremos. Marcas como Kindle de Amazon, Kobo, BQ y otras han incorporado esta nueva funcionalidad, pero todavía se comercializan algunos aparatos sin ella, en el mercado. En todo caso, siempre puedes recurrir a comprarte una lamparita que se sujete al ereader con un sistema de pinza y que te permita leer en la oscuridad.

 

Kobo Aura y Kindle Paperwhite con iluminación lateral por LEDs

 

 

La recarga de la batería es fácil, y se hace vía USB a través de tu ordenador, o bien a través de unos adaptadores de USB que se pueden conectar a cualquier enchufe de la red eléctrica.

 

Normalmente tienen memoria suficiente para almacenar más de 500 libros, incluso miles en la mayoría de los casos; esta característica unida a su poco peso, los hace ideales para sustituir al libro de papel.

 

 

 

Veamos ahora los aspectos negativos:

 

La tecnología de estos dispositivos aunque ha mejorado considerablemente en los últimos cinco años, ha llegado a un límite que no ha podido sobrepasar. Se ha mejorado la resolución de las pantallas, se ha incorporado una iluminación auxiliar para poder leer en condiciones de baja iluminación, se ha mejorado el refresco de pantalla, y se han incorporado otros avances que han mejorado la usabilidad y el software de estos aparatos,como hacerlos impermeables, pero se sigue sin poder reproducir vídeo y sin visualizar el color. Básicamente estos aparatos siguen sirviendo para lo mismo que servían los primeros que salieron al mercado, para leer como si lo estuvieras haciendo en papel, no producen fatiga visual, duran semanas sin carga y puedes llevar miles de libros en su memoria.

 

 

Podríamos decir que hay tres generaciones de aparatos, los primeros de hace 8 o 9 años, eran bastante vetustos, con muy poco diseño y muy lentos, su software no era una maravilla, y frecuentemente había que recurrir a firmware no oficial desarrollado por programadores independientes de la marca. Tenían 8 niveles de tonalidad de gris y hacían unos largos flashes en negro (oscurecimiento de la pantalla al cambiar de página). Incorporaban muy pocas funciones y no eran táctiles, salvo algunos utilizando un bolígrafo tipo Stylus.

 

La segunda generación incorporó el manejo táctil de la pantalla, la estandarización de los 16 niveles de gris, un aumento en la velocidad de pase de páginas y una racionalización del diseño, que redondeó las esquinas de los dispositivos haciéndolos más agradables estéticamente, a la vez que se facilita la introducción en los bolsillos de un abrigo o una chaqueta. También se generalizó la conexión del lector con la red WiFi.

 

La tercera generación que surgió en el segundo semestre del  año 2012, ha seguido la línea de aumentar el refresco de la pantalla, que ahora es prácticamente instantáneo  aunque siga siendo perceptible para el ojo. Ya no hacen flash en negro en cada pasada de página, lo realizan cada cierto número de refrescos, que puede ir de 5 a 10 veces, pero incluso cuando lo hacen es muy rápido.  Casi todos incorporan además WiFi para conectarse a internet. La mayoría de los aparatos nuevos, también tienen iluminación lateral con leds y han aumentado su resolución de pantalla, superando los clásicos 800 X 600 píxeles llegando en algunos casos al HD de las televisiones como es el caso del Kobo Aura HD que llega a los 1440X1080 píxeles o el Kindle Oasis que tiene una resolución de 300 ppi. 

 

 

En los últimos cuatro años y medio han ido saliendo aparatos al mercado que han variado los parámetros a los que estábamos acostumbrados, se han empezado a variar los tamaños de pantalla, que por abajo han llegado a las 4,3 pulgadas y por arriba han incluido a las 8 pulgadas, también han salido modelos de 9,7 pulgadas. Pero lo más interesante, es que la tinta electrónica ha desembarcado también en los móviles y en los relojes de pulsera, se está expandiendo más allá de su campo natural, relacionado con los ereaders.

 

En el último año y medio, las empresas han lanzado ereaders resistentes al agua, que al ser impermeables permiten su uso en la playa y en entornos húmedos, también son resistentes al polvo, con lo que se pueden usar en condiciones desérticas, es el caso del Kobo Aura H2O.

 

Todavía no se ha alcanzado la velocidad necesaria para poder reproducir vídeo, aunque ya existen algunas líneas de desarrollo que si lo han conseguido pero todavía no se han comercializado.

  

Para que nos hagamos una idea, el cine proyecta 24 imágenes por segundo por lo que nos da la sensación de que las imágenes se “mueven” en la pantalla, cuando en realidad estamos visualizando una sucesión de imágenes estáticas, sin embargo en los lectores de libros digitales todavía no se ha conseguido esa velocidad, las imágenes son estáticas.

  

 El color  todavía no se ha comercializado en la tinta electrónica con mucho éxito,  el lector Kyobo es otro ejemplo del que tampoco ha habido muy buenas críticas, ante esta perspectiva, parece que lo más aconsejable es esperar a que esta tecnología se desarrolle más, hay varias líneas de desarrollo como la de Pixel QiBridgestoneSonyMirasolHanvonPlasticLogic, VivitekPhilipsSamsungFujitsu, y otras como la de la empresa LG.

 

Es de destacar la compra de Liquavista  por Amazon, que hizo presagiar que la multinacional americana iba a lanza un ereader a color en el futuro, la tecnología ya está desarrollada sólo hace falta la producción en masa, pero de momento no sabemos cuándo comercializará y si lo hará finalmente. Hace poco publicamos una noticia al respecto, en la que parece que Amazon lanzaría un ereader de estas características en el otoño de 2016, pero finalmente no ha sido así.  

 

 Los lectores electrónicos del futuro, serán flexibles, se podrán enrollar, podrán reproducir video y en color, pero todavía quedan unos años para que podamos leer el periódico con el formato tabloide en el transporte público, pero no hablamos de ciencia ficción, en los enlaces de más arriba se pueden ver algunos ejemplos.

 

Mientras tanto, los que quieran leer revistas a todo color, manejar las imágenes con los dedos y navegar por internet con  rapidez, tendrán que recurrir a las tablets de pantalla LED, TFT o similar, pero teniendo en cuenta que estas pantallas producen fatiga visual, y son pesadas para el transporte, no estamos hablando de tinta electrónica.

 

 

 ¿En qué se diferencia un ereader de otros aparatos electrónicos?

 

Lo que distingue un ereader de los Ipod, móviles, portátiles, iPad, tablets etc. son básicamente dos características:

 

· La tecnología de tinta electrónica que no cansa la vista al leer los libros

 

· El uso prolongado sin necesidad de recargar la batería.

 

Los libros digitales se pueden leer en otros dispositivos, en el ordenador, en los Ipod, en las tablets, hasta en los móviles, pero lo que marca la diferencia es la pantalla que usa tinta electrónica con un bajo consumo de energía, también que su tamaño y poco peso, las hace fácilmente transportables.

 

¿Quién es la persona ideal para recibir un ereader de regalo?

 

 Un apasionado de la informática que está comprándose el último móvil que ha salido, o el último miniordenador que han anunciado, desde luego no. Lo único que conseguiremos es que se frustre cuando lo tenga en sus manos y compruebe que es como si hubiera retrocedido en el tiempo 20 años, los ereader no son aparatos muy avanzados tecnológicamente como ya hemos dicho. Sólo sirven para leer libros y textos en condiciones similares al papel.

 

Un aficionado a coleccionar libros de Arte de ediciones selectas en papel cuché a todo color, o bien un coleccionista de Atlas Geográficos con mapas,  un aficionado a los libros de fotografía, o de arquitectura, tampoco son las personas idóneas para recibir un ereader.

 

¿Entonces quién es la persona ideal para recibir un lector de libros digitales de regalo?

 

Sin duda alguna, alguien que tenga gusto por la lectura, que disfrute leyendo, no con la tecnología, aunque ambos conceptos se pueden combinar en el receptor con lo que entonces acertaremos plenamente con el obsequio.

 

 

Hay determinados grupos de personas que agradecerán el regalo más que otros, por ejemplo los profesionales que estén obligados a usar libros o manejar mucha información.

 

Pongamos ejemplos: Un abogado que pueda llevar todos los códigos de leyes en el portafolios o cartera, y consultarlos sobre la marcha en cualquier sitio y a cualquier hora lo agradecerá sin duda.

 

Un médico que puede cargar el vademécum en el dispositivo y bibliografía complementaria, también es un buen candidato para recibir un ereader.

 

Un técnico que tenga que manejar muchos manuales para su trabajo, puede llegar a usarlo hasta que se haga imprescindible, aunque en estos casos, habrá que estudiar la posibilidad de un formato de 9 pulgadas y que tenga una pantalla táctil con bolígrafo Stylus para tomar notas. Hay que tener en cuenta que el formato PDF y la tinta electrónica, no se llevan muy bien en el formato de 6 pulgadas.

 

Cualquier estudiante que por su edad seguramente tendrá buenos conocimientos de informática, agradecerá el ereader, y se evitará el ir acarreando los libros todos los días. Igualmente los profesores tanto de Instituto como de Grado Superior, serán buenos receptores de un lector.

 

 

 Determinados segmentos de la población también estarán muy agradecidos si reciben un ereader.

 

Las personas que tienen que hacer largos desplazamientos a diario por su trabajo, en el transporte público.

 

Los conocidos que estén obligados a viajar por su profesión, igualmente son buenos candidatos para recibir esta dádiva.

 

A los prejubilados y jubilados que dispongan de tiempo suficiente también les vendrá muy bien, pero en este caso, seguramente les tendremos que echar una mano con la técnica. Aunque como ya hemos dicho, tampoco será mucho problema porque como ya hemos mencionado  no son muy complicados.

 

 

En general cualquier persona que sea lector habitual, recibirá de buen grado un ereader, aunque es posible que en principio tenga cierta resistencia a abandonar la costumbre de comprar libros impresos en papel, por el sentimentalismo, o por una postura romántica con respecto a los libros. Aquí es donde tenemos que aclarar que los lectores electrónicos y los ebook (libros digitales) contribuyen a la conservación del medioambiente y a frenar el cambio climático.

 

Lo dijimos el día 15-9-2009 no se trata solamente de un cambio tecnológico.

 

Hay estudios que dicen que entre jóvenes y adolescentes el uso de estos dispositivos, les fomenta el gusto por la lectura, yo lo he visto en mi medio inmediato.

 

También hay experiencias en las escuelas que dicen lo mismo, como la llevada adelante por Grammata, y ZonaeReader colaborando con el colegio gaditano CEIP San José Artesano.

 

Muy bien, ya tenemos claro que vamos a comprar un ereader, ¿Cuál me compro? Los usuarios avanzados seguramente nos van a empezar a lanzar una cascada de datos sobre el tamaño de la pantalla, el peso, las funcionalidades, las conectividades, etc. etc. si escuchamos a más de uno, acabaremos seguramente abrumados, y sin saber muy bien qué hacer, vamos a procurar dar una información lo más sintética posible sobre lo que hay en el mercado tratando de simplificar los datos.

 

 

 

Aspectos que influyen en la elección:

 

La Pantalla.

 

Las patentes de tinta electrónica, la tiene una empresa china que es la que  fabrica prácticamente todas las pantallas de los ereaders de cualquier marca. Existen dos tecnologías una es la Vizplex, y la otra denominada Sipix más moderna. Las diferencias entre las distintas marcas, son inapreciables. Las primeras pantallas evolucionaron con la tecnología pearl “perla” que tienen un fondo más blanco y mayor contraste, después vino lo que se conoció como “carta” que incorporan la mayoría de los aparatos que se venden actualmente en el mercado en el segmento medio y de gama alta. A falta de continuar evolucionando esta tecnología, las pantallas Carta compiten en resolución, siendo la más alta actual de 300 ppp (puntos por pulgada) que sólo es montada en algunas pantallas de 6”, no estando disponible aun esta resolución en pantallas de mayor tamaño. Pero en general cualquier marca, va a ofrecer un contraste suficiente para una lectura cómoda. Los últimos aparatos de tercera generación, incorporan una iluminación lateral de la pantalla con led, que permite leer en la oscuridad o por la noche en la cama que es bastante útil, además disponen de la posibilidad de regular la intensidad con una barra espaciadora. Esta función aunque de forma más incómoda se puede sustituir con una lamparita pequeña que se puede sujetar con unas pinzas al dispositivo como ya hemos dicho más arriba. Esto último es más molesto que las pantallas iluminadas lateralmente con led, y sugerimos que se tenga en cuenta esta funcionalidad a la hora de elegir aparato.

 

 

¿Pantalla táctil o no?

 

Las pantallas táctiles sólo con el bolígrafo tipo Stylus (una especie de lápiz electrónico) pueden ser más intuitivas en la navegación entre menús, pero prácticamente los fabricantes han abandonado su comercialización, solamente los ereaders de gran formato siguen incorporando esta facilidad. Las pantallas táctiles con los dedos, tienen la ventaja de no depender del puntero para su uso, y aportan más comodidad para marcar las opciones, pero no hay que olvidarse de que generalmente la opción que más vamos a usar es la de pasar página, que se puede hacer cómodamente con los botones. No creemos que sea un factor que decida la compra de un modelo u otro, salvo que necesitemos tomar notas en los libros o subrayar lo que leamos, entonces, sí que deberíamos decantarnos por un modelo táctil. Las de tipo Vizplex son resistivas (funcionan por presión) y las de tipo Sipix son capacitivas (basta con deslizar el dedo sin presionar) dependiendo que usemos un Stylus o el dedo será mejor un sistema u otro. Algunos modelos de Sony, bq, Amazon y Kobo y otras marcas han comercializado dispositivos con un sistema de rayos infrarrojos, que es mucho más preciso que los anteriores, posiblemente sea el mejor sistema táctil.

 

Con los ereaders, manejaremos principalmente textos, no es habitual ni práctico usarlos para imágenes, porque se muestran en escalas de grises, monocromáticas y con una capacidad de refresco mínima, con botones, se puede sustituir perfectamente la función de pasar página y activar menús o funciones, salvo que queramos subrayar, insistimos que no es decisivo que tengan función táctil. Incluso entre los usuarios más antiguos de ereaders hay cierta inclinación a volver al uso de botones.

 

¿Qué tamaño de pantalla?

 

Los de 6 pulgadas son el estándar, si quieres hacerte una idea de su tamaño, coge una hoja de papel DIN A4 dóblala por la mitad y esas vienen a ser las medidas que tienen la mayoría de los ereaders de 6 pulgadas, aunque un poco más estrechos y menos altos (1 o 2 cmts. menos por cada lado) Coinciden con lo que sería un libro de bolsillo. La inmensa mayoría de los aparatos tienen esas dimensiones de pantalla que se adecua perfectamente a leer un texto sin muchas imágenes.

 

En los últimos tres años y medio se han notado dos tendencias en los fabricantes con respecto al tamaño de las pantallas: Se ha ido abandonando la comercialización de los aparatos de 5 pulgadas (prácticamente solo ha salido uno al mercado) y se han empezado a diversificar las dimensiones, introduciendo tamaños que no se habían visto nunca en los lectores de libros digitales.

 

Así por ejemplo nos encontramos con hasta seis nuevos ereaders de 4,3 pulgadas en el mercado 

 

Y la introducción de otras medidas como el del Kobo Aura HD de 6,8 pulgadas y otros aparatos con 8 pulgadas.  

 

Kobo Aura de 6,8 pulgadas

 

Los modelos de 9 o más pulgadas son minoritarios en el mercado español, Amazon dejó de comercializar el Kindle DX y bq reader dejó de distribuir el que tenía de 9,7 pulgadas. Hay otros modelos que están sacando al mercado otras marcas y que se pueden conseguir por internet o en tiendas físicas como La Casa del Libro. 

 

Los dispositivos de más de 9 pulgadas no son tan transportables por sus medidas y aumento de peso y suponen un salto importante en el precio. Este formato es el ideal para leer revistas y periódicos, pero en casa. Para algunos profesionales son los aparatos más idóneos, por ejemplo:  los que tienen que llevar muchos manuales consigo. Pero en general, el consumidor se ha ido decantando por las tablets con pantalla TFT o de LED, por las ventajas de poder reproducir vídeo a color y manejar mucho mejor los PDFs. Aunque este formato también se reproduce bien en una pantalla de tinta electrónica de 9,7 o más pulgadas. Son una buena alternativa para los técnicos que tienen que manejar PDFs.

 

No obstante, con el programa CALIBRE se puede convertir cualquier formato incluido el PDF al EPUB o cualquier otro, más manejable para el tamaño de 6 pulgadas.

 

El formato de 6,8 pulgadas del Kobo Aura HD es más agradable a la vista que el de 6 pulgadas y los formatos de 8 pulgadas están a caballo de los estándar y los de 9 pulgadas o más, pero no tienen la ventaja de los más pequeños, ni de los más grandes.

 

Los de 5 pulgadas o menos,  son más baratos, pesan menos y son más transportables, (pueden caber en el bolsillo de una americana perfectamente). Tienen el inconveniente para las personas que necesiten leer el texto en letra grande, que les obligará a realizar pasadas de página con más frecuencia. Antes de decidirse por uno de estos aparatos, hay que probarlo, sostenerlo en las manos y sobre todo comprobar que tenemos la vista suficiente para leer en ellos con un tamaño de letra pequeño, porque si no, pueden terminar con nuestra paciencia al tener que estar continuamente pasando de página. Una ventaja indudable que tienen, es que se llevan en cualquier bolsillo fácilmente y que su peso es mínimo, también su precio que suele ser menor que el de los ereaders de formato más grande.

 

No se sabe muy bien por qué, las empresas parecen haberse puesto de acuerdo en asignar el tamaño de 7 pulgadas a los “falsos ereaders” con pantalla TFT o LCD retroiluminada, no de tinta electrónica y dejar las medidas de 6 pulgadas a los ereaders; en el último año, además del Kobo Aura HD, con sus 6,8 pulgadas hay varios aparatos que se fabrican en estas medidas que se salen de esta norma con sus 6,8 pulgadas que se agradecen porque se asemejan más a un libro de bolsillo.

 

En general recomendamos un tamaño de 6 pulgadas si el destino del aparato va a ser leer libros, el de 9 o más pulgadas si se van a manejar PDFs y probar en algún establecimiento antes de comprar, un ereader de 5 o menos pulgadas.

 

 

 ¿Qué resolución de pantalla?

 

La resolución de 800 X 600 era la tradicional en los ereaders junto con el formato de 6 pulgadas, pero este estándar se ha roto porque en los últimos tres años han salido al mercado aparatos con resoluciones más altas tipo HD de 1024 X 768 px que mejoran la nitidez de los textos y las imágenes. El Kobo Aura ha llegado a una resolución de 1440 X 1080 px que combinado con el aumento de contraste de la pantalla pearl ha supuesto una mejora considerable en la tinta electrónica, Amazon no se ha quedado atrás con el aumento de resolución y otras marcas también han sacado aparatos con resoluciones cercanas al HD. No obstante, cualquier pantalla de seis pulgadas con una resolución de 800 X 600 tendrá una calidad de visualización aceptable. Los aparatos de 9 pulgadas deberán tener como mínimo una resolución de 1024 X 768 px para una nitidez de calidad.

 

 

 

¿Con que escala de grises?

 

Salvo que queramos leer comics o tebeos (me encanta esta última palabra), o incluyamos imágenes de esquemas de manuales con colores diversos, este elemento no debe de ser decisivo. Para leer texto, cualquier lector nos va a dar un negro sobre blanco aceptable. Con respecto a los comics, la escala de grises es importante hasta cierto punto. El ojo humano, es incapaz de percibir muchas tonalidades de gris y en determinadas circunstancias tiende a confundir lo que percibe, podemos verlo en esta curiosa página y también en esta otra, los primeros aparatos tenían 4 o como mucho 8 tonalidades de gris, ahora el standard que se ha impuesto es de 16 tonalidades. En la visualización de fotografías se nota la calidad de la imagen, pero para leer libros las 4 tonalidades básicas serían suficientes. No obstante, se ha generalizado el uso de las 16 tonalidades en los aparatos fabricados en los últimos años, y no encontraremos uno con una escala menor.

 

 

SOBRE LAS PANTALLAS DE LOS EREADERS

 

Un lector de libros digitales es básicamente una pantalla, y como tal, se deben de tener las debidas precauciones para usarla. No se debe de doblar bajo ningún concepto, no se deben de aplastar y no se las puede golpear, esto es básico. El problema es que como son unos aparatos pequeños al final, terminan recorriendo toda la casa, unas veces están en el sofá, otros encima de una mesilla en equilibrio inestable, etc. y el problema es que no son libros de papel, son frágiles aparatos electrónicos. En cuanto al transporte, yo no soy un ejemplo, porque he llevado de marcha por la montaña en el bolsillo de atrás del pantalón por lo menos dos modelos, y no se me ha roto ninguno, los he llevado en la funda del portátil y bien apretaditos, han pasado los aeropuertos y sufridos varios golpes, los he llevado en el coche leyendo, en el avión y los he apretado en la funda del asiento cuando he dejado de leer, los tengo por cualquier lugar de la casa, etc. y con todos los ereaders que he trabajado, no he roto ni una sola pantalla, lo único que no he hecho, ha sido llevarlos en una mochila sin protección, pero si en un maletín pero protegido con su funda de cuero rígido.

 

En fin, creo que hay un desconocimiento en los consumidores sobre estos dispositivos relativamente nuevos  en el mercado, y que eso lleva a tener malos hábitos de uso que pueden generar accidentes con las pantallas, pero según las noticias que tenemos, el porcentaje de roturas, no supera el 2 o 3% igual que las pantallas LCD de los móviles.

 

 

Quiero aclarar que la garantía cubre los defectos de fabricación, no los accidentes. Si yo le doy un golpe a cualquier aparato y lo rompo, eso no lo cubre la garantía, tampoco el mal uso del aparato, eso lo podéis leer en cualquier garantía de cualquier electrodoméstico que compréis.

 

Si me descuido y dejo caer el lector al suelo estando de pie, lo más fácil es que se quiebre la pantalla, eso no lo cubre la garantía, si me siento sobre él, lo más probable es que se rompa, tampoco lo cubre la garantía, y por último si lo meto en una mochila, o bolso y sufre algún golpe o torsión por este acto, pues en menor medida, —pero también— es posible que rompa la pantalla.

 

Invito a cualquiera que quiera hacer la prueba a coger la pantalla plana de su ordenador, o su iPad, o tablet e incluso su portátil a que lo sostenga en sus manos y lo deje caer estando de pie al suelo, a ver qué pasa. Lo mismo vale para los móviles, en concreto el mío ya me pasó y tuve que cambiarle la pantalla.

 

Si queréis seguir haciendo pruebas, coged vuestra pantalla plana del monitor, dejadla sobre un sillón y sentaros sobre ella, evidentemente dependiendo del peso que tengamos y de la brusquedad del gesto, se romperá antes o después, pero desde luego hay mucha posibilidad de que se quiebre.

 

Evidentemente también habrá casos en la que venga mal de fábrica, pero lo normal es que eso se descubra nada más abrir la caja, de todas formas, estos serían los casos desde mi punto de vista, en los que sería posible una reclamación justa, el problema es probar que efectivamente el problema ha sido un defecto de fabricación y no un mal uso del aparato.

 

De todas formas, hay  empresas que garantizan la rotura de la pantalla, una es Amazon que lo hace por el plazo de un año, otras también ofrecen un seguro que cubre la sustitución de la pantalla.

 

El precio de la pantalla de los lectores, es lo más caro. Lo que es la carcasa y el hardware puede costar aproximadamente unos 15 a 25 euros, el resto se lo lleva la pantalla y los complementos que queramos poner, como la funda, el cargador, el cable USB, etc. Seguramente los fabricantes chinos han bajado el precio de las pantallas, pero es muy posible que por menos de 40 euros sea muy difícil comprarlas.

 

Como podéis comprender con estos costes, ninguna empresa va a cambiar la pantalla si no tiene la absoluta certeza de que realmente ha venido mal de fábrica, y creo que se puede reconocer pacíficamente que normalmente si se me rompe la pantalla, voy a cargar las tintas sobre un defecto de fabricación, más que sobre un mal uso, para no pagar la costosa sustitución. Esto es evidente sobre todo en los casos en los que se ha hecho uso del aparato durante un tiempo, semanas o meses, sin que se hayan apreciado problemas en él.

 

En definitiva, hay que ser muy cuidadoso con los ereaders, sobre todo con las torsiones, lo mejor es comprar una funda resistente y rígida si no la trae de serie en la caja, y que el ereader siempre esté protegido por esta funda, principalmente en los desplazamientos, si no se hace así, tendréis que cambiar la pantalla, que viene a costar alrededor de los 60 o 70 euros hacia arriba o hacia abajo, dependiendo de las empresas.

 

Hay que decir de todas formas, que se aprecia una mejora en la resistencia de las pantallas en los aparatos que se han fabricado en los últimos años. No se observan tantas quejas de los consumidores en los foros, como al principio de la comercialización de estos dispositivos, en los que era frecuente la rotura de las pantallas. También están llegando al mercado algunos aparatos con pantalla flexible que son mucho más duras, prácticamente irrompibles, como el Wexler Flex One.

 

 

 

El Peso.

 

Los de 5 pulgadas son más ligeros y los de 4,3 pulgadas todavía más, los de 6 un poco más pesados, pero en general ninguno supera los 300 gramos, los táctiles se acercan más a este peso, mientras que el resto anda alrededor de los 200 gramos. Un peso totalmente aceptable para sostenerlo con una sola mano durante mucho tiempo. En el caso de los que superan las 6 pulgadas sí que pueden llegar a pesar los 500 gramos y medio kilo puede ser mucho peso para llevar en el bolso o en el maletín.

 

La memoria.

 

La memoria interna puede ser más o menos amplia e ir desde los 118 megas hasta 1 Gb o 2Gb y en algunos modelos hasta 8 GB. Pero todos los dispositivos excepto el Kindle de Amazon traen de fábrica una ranura para introducir tarjetas de expansión de memoria. Esto tampoco debería ser un factor que decidiera la compra, en general todos los lectores, van a poder almacenar más de 1.000 libros en su memoria.

 

La batería.

 

En general tampoco va a ser un factor decisivo, normalmente vamos a poder realizar entre 6.000 y 9000 pasadas de página sin problemas, y eso puede ser semanas de lectura dependiendo el ritmo del usuario. Los que tienen conectividad 3G y WiFi durarán menos, pero tampoco es necesario tener activa esa función todo el tiempo, en cuyo caso tampoco habrá mucha diferencia con los que no tienen esas funciones. Algunos aparatos, llevan incorporado un acelerómetro que detecta si el dispositivo está en posición vertical u horizontal, si se mantiene activada esta función, también puede afectar en la duración de la batería y habrá que tenerlo en cuenta, igual que si se tiene activado el WiFi.

 

 

 

Los formatos

 

Los formatos son las extensiones de los archivos que soporta el dispositivo, por ejemplo si usamos el Office de Microsoft los documentos de texto los guarda con el formato .DOC cuantos más formatos lea el ereader mejor, porque así tendremos acceso a más posibilidades. Hay un lector que tiene un formato que sólo puede ser leído en aparatos de su propia marca, nos estamos refiriendo al Kindle de Amazon, aunque han ido incorporado un visor en sus dispositivos para poder leer el formato .PDF de Adobe, y también los formatos TXT, HTML y DOC el resto de formatos no son compatibles con el Kindle con lo cual, queda limitado el acceso a los libros que venda la librería Amazon por internet, y a los que tengan los formatos mencionados. Esto no deja de ser un inconveniente a la hora de elegir este ereader que ha recibido unas excelentes críticas por su precio, opciones y buen funcionamiento del dispositivo. El problema del formato, se puede subsanar con el conocido programa CALIBRE que convierte el formato propietario de los Kindle.

 

El resto de lectores admite un número importante de formatos y en general el EPUB que se ha generalizando como formato estándar del mercado. Hay que tener en cuenta también que con el tiempo la mayoría de las marcas, irán lanzando actualizaciones por internet que incluirán los formatos más extendidos.

 

Hay un aspecto sobre el que hay que insistir y es que los ereaders no son capaces de manejar correctamente el formato PDF. Al tratar los textos como imágenes en este formato, se genera el problema que al aumentar de tamaño, el texto se sale de los márgenes de la pantalla, y al disminuir el mismo, lo que ocurre es que las letras son muy pequeñas para leerlas con comodidad. No ocurre lo mismo con el resto de los formatos en los que al aumentar el tamaño del texto, se adecua correctamente a la pantalla justificando el texto. Como ya hemos dicho antes, este problema se puede solucionar con el programa CALIBRE

 

 

El firmware

 

Por firmware entendemos el software que trae instalado el ereader y que le proporciona la capacidad para leer libros en distintos formatos, poder subrayar libros, añadir notas, manejar diccionarios, conectarse a redes sociales y compartir nuestras anotaciones u opiniones sobre el libro leído.

 

Un buen firmware es el que nos garantiza estabilidad en nuestro lector (que no se cuelgue o reinicie mientras leemos) y el que tiene la posibilidad de manejar diccionarios y traductores. Algunos ereaders traen incorporados una amplia variedad de diccionarios y traductores. Otros nos dan la posibilidad de incorporárselos según nos convenga. A la hora de adquirir un ereader es conveniente asegurarse de que disponga de los diccionarios que nos interesen y si leemos en otros idiomas los traductores adecuados. Y si vamos a subrayar o añadir notas a nuestros libros también debemos asegurarnos de que el ereader dispone de esa posibilidad (para subrayar y anotar os recomendamos que el lector sea táctil). Por otra parte, debes tener en cuenta que aunque en tu ereader puedas anotar y subrayar un libro, la exportación de estas notas y subrayados a nuestro ordenador es todavía bastante compleja en la mayoría de los aparatos disponibles, cuando no resulta imposible.

 

Otra ventaja que aporta un buen firmware es la posibilidad de retocar algunos aspectos que nos benefician en la lectura como cambiar la fuente y el tamaño de las letras, el grosor de las mismas (algo que se nota muchísimo a la hora de leer), los márgenes, la justificación del texto, el interlineado o proporcionarnos completas estadísticas de lectura.

 

Hasta ahora los ereaders tenían dos sistemas operativos, o bien Linux, o bien el de Microsoft adaptado a estos aparatos, últimamente se está produciendo una migración de los fabricantes hacia Android, que sin duda beneficiará las funcionalidades de los ereaders cuando los desarrolladores empiecen a diseñar funciones específicas para los ebooks.

 

 

Conectividad.

 

Algunos ereaders traen incorporados una conexión a la red telefónica, igual que los teléfonos móviles, vía 3G. Esta función salvo en el caso del Kindle que a través de este conducto permite comprar libros de su fondo editorial y suscribirse a El País, As y un diario financiero, no sirve absolutamente para nada, ya que los otros fabricantes de lectores tienen que contratar con los proveedores de línea telefónica la cobertura correspondiente y que sepamos todavía no lo ha hecho ninguno aparte de Amazon en España. Incluso los Kindle que llevan 3G incorporada tienen limitada su capacidad de navegación por internet, con lo que tampoco resulta aconsejable su compra por la diferencia de precio.

 

La posibilidad de conectarse vía Wi-Fi estaba prevista en un principio para que por ejemplo podamos ojear libros en una librería desde nuestro dispositivo, o bien prestar un libro a otra persona a través de este sistema, u obtener un libro prestado en una biblioteca pública, y todas esas opciones, todavía no están previstas en nuestro país, y seguramente tardarán meses o años en implementarse, pero los aparatos con esta conectividad, tienen otras ventajas.

 

 

Podemos conectar vía WiFi con el router igual que nuestro ordenador y por lo tanto poder navegar por internet desde el lector electrónico, pero los ereaders no tienen un navegador como el Explorer o el Firefox, son más rudimentarios y en algunos casos vienen limitados a unas cuantas páginas webs, como Wikipedia, la CNN, o similares. De todas formas la navegación por un lector electrónico, puede ser bastante tediosa, a pesar de que últimamente ha mejorado bastante la velocidad de refresco y ya no es tan lenta la navegación, pero de momento imposible de competir con las pantallas TFTs, LCD o de LED. Hay un caso en el que si es necesaria esta conectividad, y es con el Kindle que supone una comodidad bastante notable a la hora de comprar en su tienda a través del ereader conectado a la tienda vía WiFi, porque en segundos tendremos el libro en nuestro lector. Pero ya hay otras compañías como Kobo y La Casa del Libro, que han incorporando esta función de poder comprar a través de internet directamente al ereader, por lo que cada vez se está volviendo más imprescindible esta conectividad.

 

Algún aparato está incorporando Bluetooth para conectarse a un teléfono móvil y poderse bajar los ebooks de internet,  de momento esta posibilidad está circunscrita a Alemania con el modelo Beagle con un precio extraordinario. Habrá que esperar a su comercialización en España.  

 

En el momento actual, la cuestión de la conectividad 3G, no la vemos como decisiva a la hora de elegir un ereader, salvo que nos guste leer en inglés, o queramos suscribirnos a las ediciones electrónicas de El País, AS o Cinco Días, en cuyo caso, deberíamos de comprar un Kindle, pero esa posibilidad también existe con el resto de ereaders que incorporan un navegador. 

 

La mayoría de los aparatos que se venden ahora en el mercado, tienen conectividad WiFi, pero esto tampoco creo que deba de decidir la compra, la conexión vía USB de la que disponen todos los dispositivos la consideramos más que suficiente para transferir libros o ficheros de actualización, que hayamos bajado de internet a nuestro ordenador de sobremesa o portátil.

 

Si quieres elegir un ereader de acuerdo a sus características, te recomendamos que veas la comparativa a la que puedes acceder desde la página principal de ZonaeReader, en ella puedes seleccionar los lectores de acuerdo a sus distintas características, tamaño de pantalla, escala de grises, etc. es posiblemente la mejor herramienta que existe en estos momentos en Internet para el ámbito español.

 

 

PRECIOS

 

Quedan ya lejos los tiempos en los que un dispositivo de este tipo valía casi 300 euros, ahora se pueden conseguir por internet, o aprovechando algunas ofertas de grandes superficies, hasta un precio cercano a los 60 euros los más simples o ligeramente desfasados, y los que tienen más funcionalidades por menos de 130 euros. Aunque hay marcas que superan estos límites todavía. Da la sensación de que los precios se han estancado y va a ser muy difícil que encontremos aparatos por debajo de los 60 euros en el mercado, de aquí pasamos a los 100 euros aproximadamente y de aquí al segmento más alto que va de los 130 a los 200 dependiendo de las marcas y las funcionalidades. Un ereader caro, debería ser impermeable al agua y al polvo, tener una resolución de HD (300 PPI o más) pantalla iluminada por leds, Wifi y pantalla carta táctil. Pero cualquier ereader barato de alrededor de 70 euros, nos va a servir perfectamente para leer. 

 

De todas formas sobre precios es muy difícil dar unos baremos que cubran todo el territorio del estado, recomendamos visitar el foro de ZonaeReader, donde los usuarios nos van contando sus experiencias.

 

Muy bien ya sabemos los que es un lector electrónico, ya sabemos a quién regalárselo, y ya sabemos qué criterios son los más importantes a la hora de decidirnos por uno o por otro

 

 

¿Ahora donde lo compro?

 

 

Amazon, es totalmente accesible a través de internet, y en ella no sólo puedes comprar los Kindle, hay ereaders de varias marcas. La empresa 100% española bq readers se ha impuesto en el mercado como primer proveedor de ereaders  de fabricación nacional, también la FNAC, y La Casa del Libro han sacado sus propios ereaders asociados a sus tiendas online de ebooks. No son las únicas empresas que comercializan lectores de libros digitales, Wolder, SPC y Energy Sistem también tienen una oferta interesante y renovada constantemente, hay varias más que en general ofrecen un buen nivel de confianza. También podemos comprar los ereaders de la marca kobo en su tienda online.

 

Puedes aventurarte a comprar los ereaders en el extranjero si viajas, pero tienes que tener en cuenta que la garantía te cubra también en España, porque no es siempre así. Puedes comprar en las webs extranjeras pero en ese caso, tienes que tener cuidado con las sorpresas, porque interviene hacienda y también hay aranceles por medio, aunque sobre esto hay informaciones contradictorias. Las webs de Inglaterra suelen ser serias y estar mejor surtidas que el resto, pero claro todo esto pasa por saber escribir bien en inglés.

 

Te recomendamos que visites el foro de zonaeReader, donde los usuarios están aportando información muy interesante al respecto. También hay un foro especial abierto para estos menesteres se llama:¿Dónde has comprado tu lector?

 

 

¿Qué pasa con las tablets?

 

La salida del iPad, tuvo un efecto sobre los precios de los ereaders muy positivo, porque estos últimos se han visto forzados a bajar sus precios para mantenerse en el mercado, ya que a igualdad de costes, los usuarios prefieren el iPad o los numerosos tablets que han ido saliendo haciéndole la competencia a Apple.

 

Sin embargo, son dos mercados totalmente distintos, y el consumidor más informado ya los diferencia perfectamente. Una tablet, es un dispositivo muy útil para jugar en casa, matar marcianitos, bajarse aplicaciones, navegar por Internet, tal vez para ver películas tumbado en el sofá, jugar con la pantalla táctil y navegar por internet, igualmente viene bien para la Universidad. Una tablet, tiene la pantalla retroiluminada, es un monitor y no es útil para leer grandes textos, produce fatiga visual, por otro lado su batería dura horas, no semanas como la de cualquier lector electrónico, y su tamaño la hace complicada de transportar, yo me he ido a los Pirineos de marcha con mi ereader en el bolsillo de atrás del pantalón vaquero, y no ha habido problema, probad a hacer lo mismo con una tablet. Por último, si queréis hacer la prueba del algodón, iros a cualquier tienda donde vendan un iPad por ejemplo, y mantened el aparato con una mano durante un minuto veréis lo que ocurre.

 

No cabe duda de que es un dispositivo divertido, sin embargo, cualquier miniportátil me parece bastante más útil que una tablet, y además con muchas más funciones, desde luego mucho más cómodo, (probad a teclear en un iPad en las rodillas y comparad) y a un precio mucho más competitivo. Entonces, ¿Por qué se está vendiendo tanto el iPad? Bueno por muchos motivos, el primero es que la compañía de la manzana, es especialista en montar campañas publicitarias, y el segundo y para mi más principal, es que ha pasado a otro estadio en la comunicación de los usuarios con los dispositivos, lo consiguió con los móviles, y ahora lo está consiguiendo con las tablets, es mucho más divertido mover imágenes con los dedos que con el teclado, es como magia y es muy atrayente, pero no es un aparato adecuado para los aficionados a la lectura. Sin embargo, no cabe duda de que cada vez están incorporando mayores funcionalidades a las tablets y que finalmente, ha sustituido a los miniportátiles e incluso a los PCs, pero insisto que es un mercado totalmente distinto al de los ereaders.

 

¿Los ereaders con pantalla TFT, LCD o LED, son lectores electrónicos?

 

Aquí nos encontramos con el mismo problema que con las tablets, lo esencial de un ereader es la tinta electrónica y la duración de la batería, ninguno de estos dos requisitos los tienen los lectores con pantalla retroiluminada.

 

La resistencia de los fabricantes chinos a bajar el precio de las pantallas de tinta electrónica, produjo que se lanzaran al mercado lectores electrónicos con estas pantallas, con lo cual han podido situar el listón  por debajo de los 70 euros en algunos casos, pero no son aparatos aptos para largas lecturas, no tienen carga suficiente para durar semanas y la pantalla produce fatiga visual. En este caso agravado el tema, con que suelen tener tamaños más pequeños que las tablets, tal vez para ver películas en el transporte público por ejemplo, pueden ser útiles, pero para leer libros no.

 

Al precio que han llegado los lectores de tinta electrónica, hacen desaconsejable la compra de un aparato con LCD, la diferencia de precio no compensa la pérdida de las ventajas de la tinta electrónica. De todas formas, estos aparatos que salieron pegando fuerte en las navidades de hace cuatro años, son ya poco habituales en el mercado, no pueden sustituir a los ereaders, y no pueden competir con las tablets, no creemos que tengan mucho futuro. De hecho ahora mismo son productos prácticamente desconocidos en el mercado.

 

Guía elaborada por Isidro López Neira para ZonaEreader, revisada y ampliada por Juan López. 

 

 


Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)