Argucia legal del Senado estadounidense para intentar silenciar a WikiLeaks.

 
En la Constitución estadounidense, en particular en su primera enmienda, se protege la libertad de expresión y la de prensa. En concreto se indica que el Congreso no hará ninguna ley que limite esta libertad de expresión o de la prensa.
 
Debido a esto se han podido investigar y dar conocer a la ciudadanía casos como el “famoso Watergate”, ejemplo de periodismo de investigación.
 
Pues ahora, parece ser que, que  ese ya no es un principio básico que se deba proteger a toda costa ya que, a pesar del contenido de su propia Constitución, el Senado estadounidense ha “redefinido” el concepto de periodista, encontrando así una fórmula para intentar silenciar a aquellos “agentes o entidades” que le incomodan o pueden perjudicar sus intereses, dado que si no se engloban dentro de esta “definición” no estarían protegidos por esta ley básica.
 
Y esto es así porque El Comité de Justicia del Senado estadounidense acaba de aprobar un proyecto de ley que “pretende” dar  protección federal al trabajo periodístico y para ello ha considerado “necesario” redefinir el concepto de periodista, tal y como ya he comentado,  de esta forma:
 
Será considerada periodista la persona que haya estado empleada o contratada por algún medio durante un año en los últimos 20,  o tres meses continuados en los últimos 5 años. Así mismo también se incluirían a los estudiantes de periodismo y los freelance con una buena y larga trayectoria profesional en los últimos 5 años.
 
No estarían incluidos  los terroristas,  los agentes extranjeros y aquellas personas o entidades que se demostrase  que cuyo trabajo principal es publicar documentos que han sido filtrados  sin autorización de las fuentes originales, es decir: WikiLeaks.
 
Tampoco estarían incluidos  blogeros , y articulistas varios que provean de noticias e informaciones, especialmente online, y que pueden no recibir salario por su trabajo.
Para que éstos últimos pudieran estar amparados por esta ley lo tendría que dictaminar un juez.
 
En resumen, que si se aprueba esta ley  en ZonaeReader, por ejemplo,  no estaríamos en principio protegidos por esta ley de “libertad de expresión y de prensa”.
 
Cómo mínimo puede resultar curiosa la coincidencia temporal de este proyecto de ley  con la presentación de 2 demandas por espionaje contra el gobierno de Estados Unidos por parte de Julian Assange, basadas en que según Assange  un soldado estadounidense lo habría espiado durante una conferencia en Berlín en el año 2009, y en el Chaos Computer Club 2009. Además  también se habría espiado a Daniel Domscheid-Berg (confundado de WikiLeaks) y Jermie Zimmermann, militante, francés, por la defensa de los derechos humanos y libertad de ciudadanos en Internet.
 
Las demandas están presentadas en Alemania, donde ocurrieron los hechos, y, por supuesto, el espionaje extranjero en territorio alemán es ilegal, con lo que veremos cómo reacciona la justicia alemana frente a estos hechos.
 
Otro dato importante, y que creo que merece la pena remarcar es que el 27 de septiembre de 2010 Assange fue detenido al llegar la aeropuerto de Tegel (Berlín), procedente de Suecia, y se le incautaron  varios dispositivos electrónicos con pruebas de un crimen de guerra perpretado por las fuerzas de EEUU en Afganistán, conocido como la masacre de Granai, que en mayo de de 2009 se cobró la vida de cerca de un centenar de civiles, en su mayoría mujeres y niños.
La policía alemana colaboró con Washington, en este caso, para que esta atrocidad quedase impune.
 
Son evidentes los intentos de la administración estadounidense por acallar a todo aquel que ose descubrir o publicar “sus atrocidades”, ilegalidades, falta de respeto a las instituciones internacionales y “crímenes de lesa humanidad”, y todo esto camuflado bajo la “bandera de la seguridad y protección a la ciudadanía”.
 
Y cómo ejemplos de estas actitudes y políticas tenemos los de Edward Snowden, refugiado actualmente en Rusia, por haber filtrado información sobre el espionaje estadounidense e inglés a otros países (amigos y/o enemigos), Bradley Manning (ahora la soldado Chelsey) condenado a 35 años de prisión por filtrar información sobre las atrocidades cometidas por el ejército estadounidense en la guerra de Irak, y Julian Assange refugiado en la embajada ecuatoriana de Londres desde hace más de un año por poseer un portal dónde se pueda filtrar información y así  hacer público los desmanes y atrocidades que puedan estar ocurriendo “ a nivel mundial”.
 
Y todo esto mientras no se cuestionan y/o juzgan  a los ejecutores de dichas ilegalidades, desmanes  y atrocidades.
 
 
Fuentes:
The atlantic wire
Público.es
Momarandu.com
 
Foto mordaza: Revista Time.


Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (11)