¿Qué me compro, un ereader o una tablet?

Cuando llegan estas fechas, miles de personas se hacen esta pregunta, y empiezan el peregrinaje por las páginas de internet tratando de obtener una información más precisa para decidir sobre su compra.

 

Es curioso también como los amigos que saben que tenemos un ereader o una tablet, nos llaman preguntándonos detalles sobre los dispositivos y nuestra experiencia. Para todos ellos, trataremos de transmitir nuestra experiencia al respecto.

 

Como siempre, la compra no depende tanto del aparato como de nuestra necesidad, no podemos dejarnos obnubilar por la machacona propaganda y lanzarnos a comprar un aparato sin más, porque nos podemos encontrar con que realmente no lo necesitábamos.

Lo primero que tenemos que tener en claro es que los lectores de libros digitales y las Tablets, se mueven en terrenos distintos. Con las Tablets, podemos hacer todo lo que hacemos con un ereader y muchas cosas más. En realidad las Tablets han evolucionado de tal manera que en algunos casos han sustituido a los ordenadores portátiles, porque se puede hacer prácticamente de todo con ellas. Los ereaders sin embargo, no tienen la capacidad de reproducir video, no permiten navegar por internet con comodidad y tampoco reproducen el color, solo hay uno disponible para el mercado español, pero con las mismas características con respecto al video e internet que los demás lectores digitales y además con una reproducción del color deficiente (4096 colores).

 

¿Entonces por qué no me compró una tablet y ya está? Pues muy sencillo, porque hay otros aspectos en los que los ereaders superan ampliamente a las Tablets. Son tres aspectos: Su pantalla no produce fatiga visual, es muy similar a la de un libro impreso, su consumo de energía es mínimo —solo cuando pasas de página, gastan batería— puede durar tranquilamente dos semanas sin recargar y por último su transportabilidad es mucho mejor que la de una tablet, pesan menos y son más pequeños. Esto sin contar su precio que normalmente estará por debajo de las Tablets con una mínima calidad.

 

Un ereader no puede sustituir a una tablet, y una tablet no puede sustituir a un ereaderpertenecen más bien a la categoría de bienes complementarios, pero solo para un determinado segmento de la población, en concreto para los aficionados a la lectura.

 

¿Qué queremos decir? Pues muy sencillo: si no te gusta leer, no te compres un ereader no lo necesitas. Sin embargo si te gusta leer y lo haces con frecuencia, sin duda que tu mejor elección es un ereader. ¿Y si me gusta navegar por internet en cualquier parte, y usar las redes sociales en cualquier momento, o ver películas y videoclips fuera de casa? Pues sin duda que una tablet es la mejor opción, pero si eres joven y tienes buena vista consideraría un Smartphone con una pantalla grande. He visto a gente leyendo libros en el móvil, y aunque parezca mentira se acostumbran y lo hacen con normalidad, pero suelen ser muy jóvenes.

 

¿Y si me gusta disfrutar de todas las facilidades de una tablet y además leer? Pues entonces la elección es clara, cómprate los dos aparatos. Son complementarios.

 

Desde que nació la tinta electrónica, se ha generado la falsa expectativa de que esta tecnología iba a ser el futuro de las pantallas retroiluminadas (TFT, LEDs, etc.) algo que a simple vista es imposible con una simple observación crítica y minuciosa de ambos aparatos. Es cierto que hay numerosas líneas de desarrollo que pueden sintetizar en el futuro ambas tecnologías pero de momento esto no es así, una tablet supera ampliamente a un ereader en cuanto a la navegación por internet y visualización del color, así que si no lees habitualmente libros, mejor cómprate una tablet.

Vistas así las cosas, está claro que los ereaders iban a llegar a una segmentación del mercado, en la que iban a tener su demanda constante de reemplazo, pero limitada a los consumidores aficionados a la lectura creo que cada vez nos acercamos cada vez más a ese punto de equilibrio entre la oferta y la demanda. No es que los ereaders estén muertos, no es que la tinta electrónica no tenga futuro, es que al final, el mercado se está ajustando a la demanda real de los consumidores.

 

Si quieres entrar en el mundo de los ereaders, es conveniente que no tengas clichés válidos para las Tablets. Hace poco me llamó un conocido preguntándome sobre los ereaders, me dijo que en su caso el dinero no importaba porque no había mucha diferencia entre los aparatos más caros y los más baratos, entonces que se iba a decantar por un aparato que tenía 3G, como si eso fuera decisivo, algo que evidentemente no es así entre otras cosas porque ese 3G está limitado a la tienda de la marca que vende el ereader y a pocos sitios más.

 

Recomendamos la lectura de este artículo ¿Qué ereader me compro?  Y de esta Guía bastante conocida en Internet Guía para los que quieren regalar o comprar un ereader actualizada a diciembre de 2013. Por último no te olvides de usar nuestro comparador y buscador de ereaders, es posiblemente la mejor base de datos en español de internet, sobre ereaders hay unos 170 catalogados.


Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)