¿Puede ser la impresión bajo demanda una alternativa para las librerías?

La impresión bajo demanda hace años que funciona y en España Bubok ha sobresalido sobre el resto en esta interesante forma de impresión. En el 2010 le hicimos una entrevista a Angel María Herrera, fundador de la compañía en la que nos hablaba de su modelo de negocio, entre otras cosas.

 

La impresión bajo demanda es una alternativa eficiente a la impresión tradicional en la que para que sea retable una edición de libros, hay que imprimir un número mínimo de ellos. Finalmente si la obra no tiene éxito, los libros acaban almacenados en los anaqueles de las librerías y finalmente se destruyen o con un poco de suerte se reciclan.

 

Sin embargo con este sistema, el libro en realidad es un contenido digital, está archivado en un ordenador como cualquier libro digital, y se imprime solamente cuando lo demanda el comprador, no se desperdicia ninguna impresión, solamente la que se va a comprar se imprime.

 

Esto baja los costes considerablemente y es una buena alternativa para los que no quieren renunciar al libro de papel, pero también quieren ser responsables con el medio ambiente.

 

Para el librero también podría ser una solución, no tendría que tener libros físicos en su local, salvo los que eligiera de muestra, y los clientes buscarían el que les interesara en el ordenador de la librería, le daría al botón y en más o menos cuatro o cinco minutos, tendría su libro de papel recién impreso.

 

La primera tienda que incorporó este sistema en Europa, está ubicada en Londres aquí os mostramos un video de su funcionamiento.

 

 

La cosa ha ido más lejos en EE.UU. ¡Como no! Y algunos empresarios ya han comenzado a pensar en estas máquinas como si fueran expendedoras de latas de coca cola o agua mineral,  y han inventado la Espresso Book Machine (MBE).

 

Books-A-Million ha sido la segunda en anunciar la instalación de una de estas máquinas en sus tiendas, empezarán en una tienda piloto en Portland en el estado de Maine, y ya tienen pensado colocar un segundo MBE en otro lugar. Otra librería instaló una máquina similar el año pasado en Oregon.

 

La diferencia de un EBM con las máquinas actuales, es que no necesita de un operario para hacerla funcionar, el cliente elegirá el libro que quiera comprar lo pagará con tarjeta o en efectivo, y al darle al botón comenzará a imprimirse automáticamente. 

 

Los aparatos están comercializados por la compañía On Demand Books  que ha conseguido reunir un amplio catálogo de títulos de varios editores como Harper Collins, Hachette, Penguin, Macmillan, McGraw-Hill, Random House, WWNorton y Simon & Schuster, así como títulos disponibles a través de Google Books.

 

Hay 70 máquinas de impresión bajo demanda instaladas por todo el mundo en Bibliotecas, tiendas y Universidades. En un futuro no muy lejano una tecnología similar se mostrará en los Kioscos de Fotografía de Kodak ya que, Kodak y On DeMand Books, anunciaron un acuerdo para llevar esta tecnología a las tiendas de Kodak.

Como alternativa en España, puede que esto se pueda ver como una salida para los libreros de toda la vida, pero claro aquí tenemos que hablar como siempre de dinero. Un EBM cuesta en EE.UU. 100.000 $ (76.104 €) una inversión fuerte para los tiempos que corren máxime para las pequeñas librerías de barrio. El coste de impresión de un libro de 300 páginas, vendría a costar 3 $ por copia, el coste de alojamiento y cargo por servicio a Google costaría 2 $ (Los libros de las editoriales llevarían más porcentaje, pero se venden más caros) y el precio final recomendado, serían 8 $ ( 6 € aprox.) con lo que quedaría un beneficio de 2,28 € por libro.  Estos valores son los estimados en EE.UU. si miramos en Bubok hay una disparidad de precios muy amplia, aunque nos ha parecido que podría asimilarse el precio a una media de 6 euros.

 

Bubok está abierta las 24 horas del día 365 días al año, pero una tienda física suele tener un horario de 8 horas más o menos. Supongamos de forma optimista que se imprima un libro a la hora de media, entonces tendríamos 8 libros al día que supondrían 48 libros a la semana si se abre el sábado lo que hacen 2.592 libros vendidos al año con unos beneficios de 5.909 euros aproximadamente. ¡Harían falta casi trece años para amortizar el precio de compra! Si vendiéramos 3 libros a la hora necesitaríamos 4,29 años para amortizar, con lo que esta inversión queda fuera de las posibilidades de la mayoría de las librerías, salvo que tengan un flujo de público importante.

 

No lo es tanto para las que tienen un peso específico entre el público, ubicadas en sitios céntricos con altos niveles de ventas. Es posible que a medio plazo veamos alguna máquina de estas en nuestro país.

 

Fuente: The Digital Reader

 

 

 

 

 


Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (29)