¿Cuando superarán las ventas de libros digitales a las de los libros impresos en papel?

Hace aproximadamente cuatro años  decíamos en esta página que todavía le quedaban muchos años a los libros de papel. Ubicando el contexto adecuado tenemos que decir que en aquella época en la que se celebró un importante FICOD dedicado íntegramente a los contenidos digitales y a los ereaders, que generaban una formidable expectativa sobre todo en el mundo editorial en el que parecía que iban a desaparecer pasado mañana todas las librerías y editoriales como las habíamos conocido.

 

Luego apareció el iPad y cambió todo el mercado este aparato consiguió que lo que decíamos en aquél primer artículo de octubre de 2010, se hiciera realidad. La interacción con los aparatos electrónicos se tornó táctil, hacer gestos con los dedos y que la pantalla obedeciera a esos signos, era algo casi mágico, sencillo, intuitivo y sobre todo muy agradable. Las Tablets han conseguido desterrar los botones en los teléfonos móviles, en las Tablets y también en muchos ereaders en los que predominan ahora las pantallas táctiles. Los teclados se han vuelto virtuales y se han quedado de momento como obligada concesión a épocas anteriores en los dispositivos electrónicos.

 

Volviendo al tema de éste artículo los estudios que circulaban por aquellas fechas, situaban la digitalización de todos los contenidos aunque conviviendo con las ediciones en papel, aproximadamente para 2015 más o menos dos años más del momento actual.  Estas previsiones nos parecían bastante optimistas y efectivamente estamos viendo como en el primer semestre de este año, el porcentaje de libros digitales editados sobre impresos representa tan solo un 20% de media,   aunque haya comunidades autónomas como Madrid y Castilla-León, que han superado este porcentaje llegando al 30 y 35% respectivamente. Sin embargo las ventas de ebooks, han supuesto solamente el 3% del total.

 

¿Se llegará a invertir esta proporción en algún momento? ¿Cómo se producirá esa inversión de valores?.

 

En la gráfica que mostramos al principio de este artículo, vemos que en EE.UU. se está dando una evolución casi simétrica las ediciones en papel bajan prácticamente al mismo ritmo que suben las digitales. Y las previsiones dicen que el ebook, finalmente superará a las ediciones impresas en 2017.

 

Creo que es un hecho que efectivamente llegará un momento en el que las ediciones digitales superen a las impresas, pero la evolución tan “simétrica” como la que estamos teniendo ahora, dudo mucho que siga reflejándose así.

 

Hasta ahora estamos viendo que la autoedición en formato digital, está funcionando a buen ritmo, y que se está produciendo un trasvase de unos formatos a otros. Un caso ejemplificador lo tenemos con “La Saga de los Longevos”  de Eva García Saenz 

Que empezó autoeditándose en Amazon en formato digital y promocionándose en este foro y otros análogos de internet, y que finalmente fue “fichada” por una editorial en papel que le publicó su libro, ahora tenemos noticias de que se publicará en inglés el año que viene. Y el ejemplo contrario lo tenemos con “El Fabricante de Nubes”  de Asunción Belarte de la Asunción (Eredine en Zonaereader) que primero fue publicado en papel y ahora se puede adquirir en formato digital en Amazon. Parece que al igual que en la transición a los coches eléctricos, habrá un etapa intermedia de coches híbridos con las ventajas de las dos tecnologías, y en el caso de los libros posiblemente veamos como a las ediciones en papel solamente, le van a ir sucediendo ediciones mixtas en las que saldrá una edición impresa y otra digital. Esto es así y es absolutamente lógico por una cuestión económica simple. Los editores han dejado de ver como un enemigo al libro digital para verlo como una oportunidad de negocio, y se han dado cuenta que cada vez más van a haber dos negocios conviviendo, los que leen en ereaders y los que no quieren estos aparatos y seguirán leyendo en papel. ¿Por qué perder la oportunidad de vender a unos y a otros?.  Aquí hay matices que tenemos que tener en cuenta, por ejemplo que la edición digital va a ir en aumento cada vez más, porque su coste es prácticamente cero en la autoedición y también porque supone unos riesgos menores para el editor que únicamente arriesga los gastos de un servidor con ancho de banda adecuado en internet. Es normal que librerías como La Casa del Libro ofrezcan ya los mismos servicios que Amazon y no son los únicos cada vez surgen más editoriales y librerías que van a permitir la autopublicación. Si se aumentan las ediciones solamente en formato digital, bajarán por pura lógica las de papel impreso, pero es muy posible que se mantengan estas últimas durante varios años todavía, puesto que los libros digitales que tengan éxito, pasaran a ser publicados en formato impreso a continuación. La autoedición será un caladero de pesca para las editoriales tradicionales, como lo ha sido Amazon con la “Generación Kindle”.

 

Igualmente los autores de éxito, los que tienen asegurada la venta de su tirada en papel seguirán publicando en este formato, porque genera más ganancias a toda la cadena productiva de la edición, exceptuando al escritor claro. Y para evitar pirateos se harán ediciones digitales con ISBN distinto y precio más bajo. Y es comprensible que esto suceda todavía por varios años más.

 

Lo que ocurre es que la edición impresa tiene un límite económico objetivo, para que sea rentable tienen que imprimirse un número determinado de ejemplares, por debajo de 500 libros o de 1.000 o de 1.500 según las ediciones, no es rentable imprimir ya que con la venta de esas impresiones, no se amortizaría el coste de producción. Esta limitación, es la que seguramente en un futuro marcará drásticamente la variación en los porcentajes de ediciones en papel y digitales, porque en la medida que se generalice el uso de los ereaders y las ediciones digitales las ediciones impresas bajaran drásticamente a partir de que estas dejen de ser rentables.

 

Me explico: Si las ventas de libros de papel, no llegan en ningún caso a cubrir los costes de edición porque los consumidores prefieren en su mayoría, (por ejemplo entre un 80 y un 90%) las ediciones digitales, será muy difícil que una edición impresa sea rentable, ese privilegio quedará reservado para los grandes bestsellers que tienen asegurada su venta en papel, y el resto de autores, se verán obligados a publicar en formato digital.

 

Es un poco como seguramente pasará con los automóviles eléctricos, llegará un momento en el que bajen los precios y mejoren la autonomía y serán de uso generalizado para todos los ciudadanos, y los de motor de explosión serán un lujo solamente al alcance de los más pudientes por el coste de fabricación y los precios del combustible.

 

Con esto último respondemos a la segunda pregunta que nos hacíamos, la inversión de valores en el número de ediciones se irá produciendo paulatinamente como ocurre en España y EE.UU. pero finalmente cuando se lleguen a porcentajes de edición cercanos al 60 o el 70% posiblemente haya una caída dramática de las ediciones impresas que se quedarán reducidas a ediciones limitadas a los grandes autores.

 

¿Y cuándo ocurrirá todo esto?

 

 

En realidad está ocurriendo ya, en las previsiones de estatista que mostramos al principio de este artículo, se está diciendo que las ventas de libros digitales superarán a las de libros impresos en 2017, y luego si las cosas suceden como estamos diciendo alrededor de 2020 se producirá un cambio importante. Es muy posible que en los años siguientes se llegue a ese momento crítico, en el que los libros de papel queden relegados a un recuerdo del pasado, como lo son hoy por ejemplo las máquinas de escribir. Claro que este proceso no va a ser igual en todos los países, y también se podría acelerar por la irrupción de otro tipo de eventos tecnológicos que todavía no conocemos y también a la generalización de la impresión bajo demanda

 

Esperemos que las editoriales, librerías, distribuidoras e imprentas sepan adaptarse a los tiempos que vienen, el futuro viene como un tsunami, pero no parece de momento que nos vaya a arrasar hasta el último momento dando tiempo a la importante industria editorial española, a transformarse.

 

Imagen: Estatista

 

 


Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)

 
 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (18)